El ex informático francoitaliano del banco HSBC, Hervé Falciani, quien filtró información sobre prácticas de evasión fiscal en Suiza en el escándalo conocido como SwissLeaks, fue detenido este miércoles en Madrid por pedido de las autoridades suizas, indicó la policía española.

“Ha sido en Madrid, en la calle, cuando iba a una conferencia”, dijo a AFP un alto responsable de la policía.

Sobre Falciani pesaba una orden de detención con vistas a su extradición desde el pasado 19 de marzo, precisó la policía en un comunicado.

El objetivo, añadió el texto, es “el cumplimiento de una sentencia en firme de cinco años de prisión”, que se le impuso en Suiza en el 2015 por “espionaje económico”.

El ex informático recibió en ausencia esta condena por robar los datos de decenas de miles de presuntos evasores de impuestos, que poseían cuentas no declaradas en la filial suiza del banco HSBC.

Su detención se produce cuando en paralelo la justicia española ha emitido órdenes internacionales de arresto contra varios independentistas catalanes encausados por su papel en el intento de secesión del año pasado. Entre ellos está Marta Rovira, número dos del partido ERC que, según medios españoles, se encuentra en Suiza.

UN CASO CON RAMIFICACIONES INTERNACIONALES

“Es increíble que los motivos jurídicos que condujeron” a la justicia española “a descartar en el 2013 la extradición a Suiza de Hervé Falciani, no sean retenidos en la actualidad integralmente por los jueces españoles, mientras que son exactamente los mismos”, reaccionó ante la AFP el abogado francés de Falciani, William Bourdon. “Haremos todo lo necesario para obtener su puesta en libertad lo más rápidamente posible”, añadió.

Carlos Cruzado, presidente del sindicato español de Hacienda Gestha, también criticó la detención de Falciani, de la que fue testigo este miércoles.

“La paradoja es que precisamente lo han detenido a la entrada de un debate sobre la necesidad de proteger a los filtradores y se ha quedado su silla vacía”, dijo Cruzado a AFP. Falciani tenía previsto asistir la tarde del miércoles en Madrid a una conferencia titulada “Cuando decir la verdad es heroico”, organizado por la Universidad Pontificia de Comillas.

“Es muy lamentable que lo detengan, no lo entendemos”, añadió este funcionario del ministerio español de Hacienda, quien añadió que Falciani “ha colaborado con la justicia, y ha ayudado a que salgan a la luz actuaciones ilícitas y a recaudar dinero de los defraudadores”.

Los datos filtrados por Falciani propiciaron la apertura de investigaciones por presunta evasión fiscal en países como Francia, España, Reino Unido, Grecia o Argentina.

Incluso a raíz del caso, Suiza renunció definitivamente en el 2017 a su famoso secreto bancario, y prometió facilitar cada año a las autoridades fiscales competentes los datos de sus clientes.

Hervé Falciani, de 46 años, está considerado por muchos como un héroe, ya que los archivos que filtró del banco HSBC permitieron a un consorcio de periodistas encabezados por el diario francés Le Monde desvelar un inmenso sistema de evasión fiscal en Europa.

El escándalo estalló en el 2009, cuando el ministerio de Economía de Francia reveló que disponía de una lista de 3,000 franceses titulares de cuentas en Suiza, donde estaban depositados unos 3,000 millones de euros.

En poco tiempo, los archivos de la “lista Falciani” permitieron identificar 127,000 cuentas pertenecientes a 79,000 personas de 180 nacionalidades.

EL “SNOWDEN DEL FRAUDE FISCAL”

Falciani, al que la prensa francesa bautizó como “el Snowden del fraude fiscal”, tuvo un recorrido rocambolesco: comenzó como empleado de casino en su Mónaco natal al inicio de los años 90, y se convirtió en informático del banco HSBC en el 2000, primero en el Principado y luego en Ginebra en el 2005.

En el 2015, un periodista de Le Monde, Gérard Davet, relató a una radio la forma en que Falciani se convirtió en un filtrador.

El informático aprovecha una falla para hacerse con datos bancarios confidenciales, y luego “intenta marcharse con su amante para venderlos en Líbano, pero no le funciona”.

“Vuelve entonces a Suiza, que quiere detenerlo, lo ponen bajo escucha, se da cuenta, pero al mismo tiempo mantiene contacto con los servicios secretos franceses. Se refugia en Francia, decide convertirse en filtrador, y transmite sus archivos al fisco francés”, resumió Davet.

Falciani ya fue detenido en el 2012 en Barcelona y permaneció encarcelado varios meses, a causa de una demanda de extradición.

El ex informático colaboró con las autoridades españolas y francesas. Ambos países se negaron a extraditarlo a Suiza, que lo buscaba por “sustracción de datos” y “violación del secreto bancario y el secreto comercial”.

En las últimas elecciones europeas del 2014, Falciani fue incluso cabeza de lista en España del Partido X, una pequeña formación surgida al calor del movimiento de los Indignados. No resultó electo.