Derek White, uno de los directivos clave del organigrama de BBVA, deja el grupo para volver a Estados Unidos. White era responsable global de Soluciones de Clientes y, como tal, era el jefe de estrategia global de producto y de experiencia de cliente, entre otras funciones. White llegó al banco en 2016 procedente de Londres.

Desde diciembre ya no reportaba a Carlos Torres, sino a Onur Genç, el nuevo consejero delegado. White llegó a BBVA procedente de Barclays, entidad en la que estuvo trabajando de 2005 a 2016.

Su sustituto será David Puente, un ex-McKinsey al igual que Torres, que desde 2017 dirigía el área global de Datos, que cuelga de la división de Transformación, una de las tres áreas que dependen directamente del presidente. Dentro del organigrama de BBVA, Puente estaba al mismo nivel que White, pero en áreas diferentes y reportando a ejecutivos distintos.

Funciones

Puente lleva trabajando en BBVA desde 2004. Ahora se encargará de liderar la estrategia global de producto, de mejorar la experiencia de cliente y el modelo de relación omnicanal. Será el ideólogo de los nuevos productos de banca digital. "Estoy muy ilusionado con esta nueva responsabilidad y con seguir construyendo sobre las bases creadas por Derek y su equipo", dice.

Ricardo Martín Manjón le relevará en el área de Datos, creada hace dos años para acelerar la transformación del grupo hacia una organización basada en datos. Desde entonces, BBVA ha multiplicado las capacidades de analítica avanzada para desarrollar productos, servicios y procesos basados en datos, según la entidad.

También ha definido y puesto en marcha diversos proyectos estratégicos ligados a la inteligencia artiticial. "A través de los datos podemos ayudar a las personas y a las empresas a tomar mejores decisiones en sus vidas y en sus negocios", señala Martín Manjón, que hasta ahora era responsable global de Data Strategy & Data Science Innovation. Entre 2013 y 2016 fue responsable de Transformación Digital de BBVA España.

La cúpula de BBVA aseguró en la junta que la estrategia digital está ayudando a captar nuevos clientes y que la cifra de bajas entre los usuarios digitales es un 47% más baja que la tasa de abandono del cliente tradicional. El grupo lleva 10 años invirtiendo en transformación tecnológica.