La propuesta de reforma a pensiones que presentó el Partido Acción Nacional (PAN), la cual se basa en aumentar aportaciones, reducir semanas de cotización e incluir a trabajadores independientes al Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) para que tengan acceso al seguro de cesantía en edad avanzada y de vejez, no resuelve el problema de fondo que enfrenta el sistema, coincidieron expertos.

“No es una reforma integral, son acciones aisladas que, si bien pueden contribuir, no fueron parte de una estrategia integral, con lo que va a ser muy difícil que tenga un impacto duradero en el sistema de pensiones”, expuso Federico Rubli, experto en pensiones y miembro de MAAT Asesores.

En México hay cuatro pilares y se deben interconectar

Comentó que el país requiere de una reforma en la que converjan y se comuniquen los cuatro pilares que tienen los sistemas de pensiones: el pilar no contributivo que se refiere a una pensión universal; el de esquemas de reparto; el de cuentas individuales y un pilar de ahorro voluntario y planes de las empresas.

“Se deben interconectar los cuatro pilares que hay México, los cuales están totalmente separados y hay mucha duplicidad en lo que ofrecen. Si sólo se discute lo que el PAN propone, se está dejando de fuera el problema que hoy representan los sistemas de pensiones de las universidades, estatales y otros que están con el régimen de beneficio definido”.

Subir aportaciones

Carlos Lozano, presidente de la Asociación Mexicana de Actuarios Consultores, consideró que elevar las aportaciones de 6.5 a 15% representará un impacto muy fuerte para los trabajadores, aunque sea de manera gradual y en ocho años. A su parecer, este aumento en las aportaciones no tendrá un efecto inmediato en la pensión de quienes se retiren en los próximos años.

“Aunque se aplicara mañana mismo esta medida de elevar las aportaciones no servirá de mucho a los trabajadores que se quieran pensionar en el 2021, 2022 o hasta en el 2025 porque cinco años de más aportaciones no aumenta tanto el ahorro de la pensión”.

Con respecto a reducir las semanas de cotización, indicó que no es tan mala propuesta, pero primero se debería considerar la densidad de cotización, es decir, qué tanto tiempo trabaja una persona en la formalidad y en la informalidad para establecer un número de semanas con base en la realidad laboral del trabajador.

De acuerdo con datos de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro, en el 2021, cuando se cumplan 24 años de las afores, sólo 24% de los trabajadores podrá tener acceso a una pensión, pues el resto no alcanzará las 1,250 semanas que se requieren para pensionarse.

Para Rubli, la propuesta que presentó el PAN es muy similar a la que propone el Consejo Coordinador Empresarial y la Confederación Patronal de la República Mexicana, las cuales se han enfocado en cambiar y reforzar el pilar de cuentas individuales.

Recordó que desde el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas, del que forma parte, se hizo una propuesta que sugiere fortalecer los cuatro pilares mencionados. “El problema es que no hemos encontrado el canal para presentarle esta propuesta al secretario de Hacienda”.

elizabeth.albarran@eleconomista.mx