La innovación, la aparición de nuevos jugadores y la competencia están dando forma al futuro de los pagos, aunque “el efectivo sigue siendo el rey”, pero más como una manera de almacenar valor que para hacer transacciones.

En el documento Dando Forma al Futuro de los Pagos, difundido por el Banco de Pagos Internacionales (BIS, por su sigla en inglés), se destaca lo anterior, además de que la innovación está haciendo que los pagos sean cada vez más convenientes, instantáneos y ubicuos, tal es el caso de los pagos minoristas o de persona a persona que están cada vez más disponibles en el mundo y funcionan 24/7.

Sistemas como este, destaca el documento, funcionan, ya en 45 jurisdicciones, incluido México, se prevé que aumente a 60 en el futuro cercano, aunque en el caso del país azteca, junto con Nigeria, la aceptación sigue relativamente baja desde hace cinco años, con apenas cinco pagos rápidos por persona al año.

Cabe destacar que apenas hace un mes, el Banco de México lanzó la plataforma de cobros digitales, CoDi, con lo que, a través del celular, se pretende justamente masificar los pagos electrónicos

En contraparte, destaca el informe del BIS, en países como Chile y Reino Unido, que han estado operando estos sistemas desde hace 10 años, se procesaron alrededor de 30 pagos por persona en el 2018.

“En Dinamarca, Singapur y Suecia, la adopción ha sido mucho más rápida que para muchos sistemas más maduros. El sueco promedio realiza alrededor de 40 pagos rápidos por año gracias a la popularidad de la aplicación de pagos móviles Swish, con un volumen superior a 4% del PIB”, refiere.

Menos efectivo

El documento del BIS indica que aunque otros pagos alternativos como los realizados con tarjeta han crecido en algunas jurisdicciones, la proliferación de billetes continúa, aunque más los de mayor denominación que los de menor valor.

“En general, esto ha significado que el efectivo total en circulación ha crecido en la mayoría de las jurisdicciones. Para la mayoría de los países, la sociedad sin efectivo, o incluso una sociedad con menos efectivo, aún no se ha materializado”.

Acota que Suecia es la excepción, dado que allí, el efectivo en circulación está disminuyendo y los pagos móviles están en auge a expensas de los pagos con tarjeta.

El informe señala también que el número de tarjetas sin contacto por habitante aumenta rápidamente en economías avanzadas y emergentes; además de que los consumidores utilizan cada vez más tarjetas de débito o crédito en el extranjero.

“Los pagos transfronterizos con tarjeta han crecido el doble de rápido que los pagos nacionales desde el 2012. En las economías avanzadas, en promedio, los consumidores usan su tarjeta para transacciones en el extranjero 14 veces al año, mientras que en las economías de mercados emergentes el promedio es dos veces al año”.

Pagos, los más afectados por Fintech

El informe también señala que la innovación y los cambios de política han llegado con nuevos jugadores, dado que el ecosistema tradicional basado en el banco está siendo interrumpido desde abajo por las fintech, y desde arriba por las grandes tecnologías bien establecidas.

De hecho, puntualiza, cuando se les pregunta qué productos y servicios financieros se ven más afectados por los desarrollos tecnológicos y la competencia, los bancos suelen clasificar los pagos como los más altos, tanto hoy como en los próximos cinco años.

“Los no bancos se están moviendo hacia pagos tanto minoristas como mayoristas. En todas las jurisdicciones, los no bancos ahora representan aproximadamente una cuarta parte de las instituciones que ofrecen servicios de pago o instrumentos de pago”.

En este sentido, indica que los bancos centrales se están adaptando a la aparición de nuevos jugadores.