El pago de pensiones y jubilaciones que registraron el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) durante el 2017 fue mayor a los ingresos propios que generaron cada uno de los organismos de control directo.

De acuerdo con el reporte financiero que publica la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, el IMSS destinó recursos para el pago de pensiones y jubilaciones por un total de 345,576 millones de pesos, lo que significó 6.5% más a lo que destinó en el 2016.

Este monto es mayor a los ingresos propios que generó por 312,638 millones de pesos y que representaron un incremento de 4.2%, respecto del 2016; es decir, los ingresos que genera el IMSS son insuficientes para cubrir este pago que cada año irá creciendo.

Lo mismo sucedió con el ISSSTE, que en el 2017 destinó 188,222 millones de pesos en el rubro de pensiones (un aumento de 2.8%); mientras que los ingresos propios del organismo apenas fueron por 78,265 millones de pesos. Es decir, el pago de pensiones fue 2.4 veces mayor a los ingresos que generó.

Jorge Sánchez Tello, economista de la think tank Fundación de Estudios Financieros (Fundef), explicó que los bajos ingresos del IMSS e ISSSTE se deben a que las aportaciones que realizan los derechohabientes son muy bajas.

“Los ingresos de estos organismos dependen de las aportaciones que hacen los trabajadores, las cuales son muy bajas, en el IMSS son de 6.5% y en el ISSSTE de 11.3% (...) Además, el IMSS sigue pagando las pensiones de las personas que entraron a trabajar antes de 1997, la denominada generación de transición”, dijo.

Indicó que, ante el proceso de transición de un esquema de beneficio definido a contribución definida, tanto el IMSS como el ISSSTE en los próximos 20 o 30 años van a seguir destinando más recursos al pago de pensiones de lo que reciben de aportaciones.

“Aproximadamente, hasta el 2050, este gasto va a empezar a bajar, pues el IMSS e ISSSTE tienen que pagar la pensión del último pensionado de la generación de transición y estos organismos se quitarán este peso, ya que todo va a ser 100% afore”, explicó.

Un reporte de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro indica que el número de pensionados bajo el régimen de beneficio definido en el IMSS e ISSSTE se ha duplicado en los últimos 17 años al pasar de 2,247 nuevos retirados en el 2000 a 4,848 nuevos pensionados en el 2017, y seguirá creciendo en los próximos 20 años.

SUBSIDIOS COMPLETAN PAGO

Sánchez Tello comentó que los subsidios y transferencias que da el gobierno federal al IMSS e ISSSTE ayudan a completar el pago de pensiones y otros gastos así como a mejorar sus balances financieros.

En el 2017, las transferencias que recibió el IMSS fueron por 324,803 millones de pesos, lo que significó 4.8% más a lo que recibió en el 2016, de acuerdo con su reporte financiero.

Con estos recursos, el IMSS logró completar sus gastos durante el 2017 que fueron por 612,100 millones de pesos, 3.7% más a lo que registró en el 2016.

En el caso del ISSSTE, los subsidios y transferencias que recibió del gobierno federal fueron por 211,728 millones de pesos, 0.6% más que en el 2016. Con dichas transferencias, el ISSSTE completó su gasto que fue por 262,496 millones de pesos.

SE DESTINA MENOS A MATERIALES Y SUMINISTROS

Aun con este apoyo del gobierno, en el caso del IMSS, el pago de las pensiones absorbió 56.4% del total; mientras que el gasto que se destinó a materiales y suministros apenas absorbió 9% con un total de 55,144 millones de pesos.

Lo mismo sucedió con el ISSSTE, pues, si bien recibió casi el triple de los ingresos que genera, el pago de pensiones y jubilaciones absorbió 71.7% del gasto total; mientras que en materiales y suministros apenas se destinó 6% con un total de 15,527 millones de pesos.

“Es un subsidio que tarde o temprano se va a dejar de hacer, pues, mientras se tenga el régimen de generación de transición, el gobierno debe pagar las pensiones de los trabajadores”, dijo el economista de la Fundef.