Durante la pandemia de Covid-19, las operaciones bancarias a través de canales digitales, han presentado un crecimiento importante; mientras que los ciberfraudes –aunque han surgido nuevas modalidades– muestran un decrecimiento.

Daniel Becker, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), explicó que de enero a agosto del 2021, se realizaron 1,048 millones de operaciones de banca por Internet, lo que representó un crecimiento de 21% en su comparación anual.

Al participar en el webinar “Perspectivas 2022: los medios de pago” organizado por Prosa, detalló que, en el mismo periodo, se realizaron 1,200 millones de transacciones a través de la banca móvil, un aumento de 77%; mientras que las operaciones con tarjeta en comercio electrónico repuntaron 64% para ubicarse en 407 millones.

El Presidente de los banqueros mencionó que estas cifras representan, al mismo tiempo, retos como los relacionados con los fraudes.

Sin embargo, aseguró que aunque han surgido nuevas modalidades de fraude electrónico, a raíz de una campaña que la ABM ha lanzado y otras medidas, éstos se han reducido 7 por ciento.

“Continuaremos con una campaña de información para que los medios electrónicos sigan siendo un elemento de competencia, de escala, de eficiencia, de una mejor experiencia para el usuario, pero también para evitar fraudes”, dijo.

Jean-Marc Mercier, director general de Invex Banco, subrayó por su parte que, a raíz de la pandemia, los bancos sufrieron un cambio radical en el comportamiento de sus clientes, y es que éstos empezaron a pagar de forma digital.

Coincidió en que aunque se incrementaron de forma importante las transacciones digitales, no ha sido así con los fraudes.

“El fraude existe, pero la gente se dio cuenta de que, de cierta forma, estaba controlado. Empezaron a haber otros medios, pero en sí las transacciones empezaron a funcionar y a nosotros nos permitió también eficientar todos nuestros procesos”, dijo.

Recordó que entra las nuevas formas de fraude, está aquella en que los delincuentes tratan de suplantar la identidad del cliente. “Todo esto nos llevó a esa adaptación hacia ese tipo de fraude”.

Biométricos y otras medidas

El presidente de la ABM resaltó el uso de la biometría para combatir este tipo de fraudes, lo cual, en los bancos, ya es obligatorio, al menos registrar la huella dactilar cuando se contraten nuevos productos.

No obstante, consideró que debe abordarse como una política pública y puso como ejemplo el caso de la India, donde ya existe una base única de datos biométricos que todos los participantes del sistema utilizan.

Otros elementos que mencionó como alternativas para hacer frente a los fraudes, son: la Inteligencia Artificial, machine learning, el CVV dinámico, pero también hizo énfasis en una mayor educación financiera no sólo para las nuevas generaciones, sino para toda la población.

“La gente tiene que entender la importancia de cómo manejar sus medios electrónicos”.

Daniel Becker adelantó que en la ABM será constante la campaña de educación sobre cómo prevenir los ciberfraudes.

Por su parte, el director general de Invex, señaló que en canales físicos como la tarjeta de crédito los fraudes prácticamente se han eliminado, esto ante el uso del chip y otras herramientas; no obstante, el reto ahora está en el canal digital.

eduardo.juarez@eleconomista.mx