Ante la llegada de nuevas tecnologías y formas de pago y transacciones como el Cobro Digital (CoDi), presentado la semana pasada por las autoridades financieras, tanto las instituciones como el gobierno deben implementar mayores estructuras para, no solamente monitorear amenazas, sino alertar de manera temprana sobre los nuevos tipos de riesgos cibernéticos que atraerán estas nuevas plataformas, sostuvo Edson Villar, jefe de Riesgo Cibernético en Marsh Risk Consulting para Latinoamérica y el Caribe.

En entrevista, el especialista destacó que todos las partes involucradas en el sistema financiero deben estar conscientes de que los delincuentes buscarán la forma de acceder y robar los ingresos a las nuevas plataformas de pago.

“Estos riesgos serán más comunes porque serán nuevas formas de hacer transacciones de una manera más sencilla para el usuario. Pero las entidades tendrán que poner todas las capacidades para monitorear este tipo de nuevas amenazas que puedan ocurrir a través de estos canales”, aseguró.

Indicó que incluso los usuarios tendrán que aprender a aceptar este tipo de plataformas y estar más alerta ante la posibilidad de que se vulnere su seguridad.

“Como usuarios, tendremos que estar alerta de estas nuevas formas de pago, de las aplicaciones, de no acceder a aplicaciones o páginas que no deberíamos en nuestros dispositivos móviles”, advirtió.

Villar enfatizó que las empresas y el gobierno deben estar más conscientes de que estas amenazas ya son un hecho y que ocurrirán frecuentemente, por lo que necesitan estar más preparados para saber reaccionar al momento de un ataque.

“Lo importante es cómo hacemos para que cuando ocurran (los ataques) tengan el menor impacto posible y se puedan recuperar rapidamente”, consideró.

Agregó que ante este tipo de riesgos los protocolos de seguridad no solamente tienen que quedarse entre los grandes corporativos, sino que también deben incluir a organizaciones y empresas más pequeñas, que muchas veces no tienen acceso a esos mismos mecanismos para hacer frente a estas eventualidades.

Más campañas y más educación

Ante la falta de cultura de ciberseguridad en nuestro país, el especialista aseguró que tanto instituciones privadas como el gobierno deben de colaborar conjuntamente para impulsar una mayor educación sobre este tema.

“Es un tema en el que el gobierno debe colaborar, no solamente con el sector financiero, sino también con otras industrias. Se debe incorporar a toda la gente en la cibereducación”, explicó.

Reveló que no solamente nuestro país carece de este tipo de educación y conciencia sobre la seguridad digital, sino que es un problema que afecta a toda América Latina.

Mencionó que, a nivel de las organizaciones privadas, se deben incorporar procesos que están relacionados con la prevención, detección y la respuesta ante ciberataques.

Dijo que se debe tener la capacidad para detectar y repeler estos riesgos en caso de que ocurran.

Sugirió incluso que en las escuelas, desde el nivel básico hasta universitario, se imparta en sus asignaturas la enseñanza de ciberriesgos, principalmente enfocados en los menores.