De los casi 70 millones de pesos que entre enero y marzo del 2017 impuso la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) en sanciones a diferentes intermediarios financieros que operan en el país, 45 millones 294,583 fueron para los bancos, poco más de 65 por ciento.

En su boletín de sanciones para este periodo, la CNBV detalló que entre las principales conductas cometidas por los bancos que derivaron en sanciones destacan no entregar información dentro del plazo establecido por mandato de ley; presentar deficiencias en los sistemas automatizados; y fallas en controles para garantizar adecuados procesos de originación, entre otros.

El órgano regulador precisó, empero, que el monto pagado por los bancos era de apenas 23.3 millones de pesos (alrededor de 50 por ciento).

Derivado de la reforma financiera, la CNBV tiene la facultad de hacer públicas las sanciones impuestas a los diferentes intermediarios, aunque no estén firmes. Antes sólo podía hacerlo hasta que estuvieran firmes; es decir, cuando ya no hubiera recursos de defensa pendientes.

El que sólo se haya pagado una parte de las sanciones, responde quizás a que algunas resoluciones no sean aún definitivas.

A los bancos les siguieron, por monto de sanción, el sector de casas de bolsa con 5.3 millones de pesos (7.69% del total); el de las sociedades cooperativas de ahorro y préstamo (socaps) con 4.4 millones (6.38%); las emisoras 3.1 millones (4.58%); las sociedades financieras populares (sofipos) con 2.6 millones (3.86 por ciento).

Otros intermediarios que recibieron sanciones económicas en el periodo, aunque en montos menores, fueron los centros cambiarios, las uniones de crédito, las sociedades financieras de objeto múltiple reguladas y no reguladas (sofomes), almacenes generales de depósito, casas de cambio, personas físicas, oficinas de representación, transmisores de dinero, federaciones de entidades de ahorro y crédito popular y sociedades controladoras de grupos financieros.

Pero la CNBV no sólo impuso sanciones económicas. También, por ejemplo, canceló el registro a tres centros cambiarios por incumplimientos graves a las obligaciones aplicables (aunque no explicó cuáles); suspendió las operaciones de otros ocho centros de este tipo; de una socap y tres asesores de inversión.

En total, expuso la CNBV, durante el primer trimestre del 2017 se sancionaron 503 conductas, a través de 386 resoluciones, que representaron 34% más que el mismo periodo del 2016.

De dichas conductas, destacan los incumplimientos en la entrega de información en tiempo y forma, así como de los reportes de operaciones relevantes y la detección de fallas y deficiencias en los controles para la identificación de clientes y en diversos procesos internos, siendo además rubros recurrentes en gran parte de los sectores supervisados , detalló la comisión.

La CNBV informó que durante el primer trimestre del 2017 también emitió 27 opiniones de delito hacia algunos intermediarios, por conductas que presuntamente constituyeron un delito financiero, de las que 15% se asocia a actividades de captación irregular. Con éstas se acumulan 669 opiniones de delito en lo que va de la actual administración , puntualizó.

El órgano regulador refirió que el proceso de sanciones, junto con el regulatorio y de supervisión, permite que las actividades de intermediación se desarrollen a través del sistema financiero mexicano de manera efectiva y además fomenta la disciplina en el mercado en protección de los intereses de los usuarios y del público en general.

eduardo.juarez@eleconomista.mx