Los ingresos propios del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), que se obtienen a través de las cuotas y aportaciones, transferencias del gobierno, venta de bienes y servicios, entre otros rubros, sufrieron una caída anual de 17.5% en el tercer trimestre del año, de acuerdo con los últimos datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

En el Informe sobre Finanzas Públicas y la Deuda Pública se explicó que el ISSSTE reportó ingresos por 63,818 millones de pesos, de los cuales 55,004 millones se obtuvieron a través del pago de las cuotas y aportaciones que se le hacen al instituto.

Asimismo, obtuvo 3,766 millones de pesos por la venta de bienes y servicios, mientras que los 5,048 millones de pesos restantes fueron ingresos por otros conceptos, de acuerdo con el reporte.

La caída, explicó Ismael Villanueva, director normativo de Inversiones y Recaudación del ISSSTE, se debió a que el año pasado la Junta Directiva autorizó la venta de los bienes inmuebles del ISSSTE, ubicados en la Plaza de la República, así como recursos para afrontar la pandemia del Covid-19, lo cual generó ingresos no recurrentes en el 2020.

“La venta de los inmuebles consistió en un importe de 5,389 millones de pesos y, por ejemplo, al corte de agosto del año pasado se nos habían pagado 3,213 millones de ese importe (...) adicionalmente, firmamos un convenio con el Insabi para recibir ingresos para el apoyo del personal médico en atención de la pandemia”, dijo en entrevista con El Economista.

Gasto cayó 1.3%

En la parte del gasto, el informe de Hacienda señala que fue de 275,925 millones de pesos, cifra que supera en 4.3 veces los ingresos propios del ISSSTE, y que a su vez es 1.3% menor a la que se reportó de enero a septiembre del año pasado.

Aunque el gasto del ISSSTE supera los ingresos, Ismael Villanueva explicó que éste se solventa en mayor medida por los subsidios y transferencias que realiza el gobierno a la institución, sobre todo para el rubro de las pensiones.

El pago de las pensiones y jubilaciones de los trabajadores necesitó de 206,979 millones de pesos, es decir, representó 75% del gasto total del ISSSTE. En tanto, el gasto de operación requirió de 70,232 millones de pesos.

Baja de comisiones

Ismael Villanueva explicó que, al interior de los ingresos, también se contemplan los que se obtienen por las comisiones que cobra Pensionissste por la administración de las cuentas de ahorro de los trabajadores.

Estos ingresos también se han visto disminuidos este año. De acuerdo con el reporte de la afore, de enero a octubre los ingresos de Pensionissste fueron por 1,800 millones de pesos, contra 1,982 millones que se reportaron en el mismo periodo del 2020.

Lo anterior, detalló el funcionario, se debió al cambio de la metodología para el cobro de las comisiones que se cobran a los trabajadores, la cual fue aprobada este año por la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).

Con ello, Pensionissste pasó de cobrar una comisión de 0.75 a 0.53% este año, lo que se refleja en menores recursos a los que se tenían programados para el periodo, según Ismael Villanueva.

ana.martinez@eleconomista.mx