Nos ha ido bien, espero que ellos piensen lo mismo que nosotros. Hemos hecho muy buena química, y hemos hecho muchas cosas en pro del país”. 

Marcos Ramírez, director general de Banorte.

En lo que va de la actual administración que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador, se ha mostrado una relación cordial entre éste y Banorte.

Mientras la institución financiera ha respaldado las acciones del gobierno; el Jefe del Ejecutivo ha hecho alusiones como el recordar que fue este banco el que le abrió una cuenta cuando otros se la cerraron, ello, antes de ser presidente; en el momento en que encabezaba su movimiento político. Además, ha mencionado a Banorte como uno de los posibles compradores de Banamex, y expresado su deseo de que, tras su venta, este banco vuelva a estar en manos de mexicanos.

Al respecto, Marcos Ramírez Miguel, director general de Banorte, comenta que la relación del banco con el presidente, ha sido buena.

“Nos ha ido bien, espero que ellos piensen lo mismo que nosotros. Hemos hecho muy buena química, y hemos hecho muchas cosas en pro del país”, dice.

En entrevista, detalla, por ejemplo, que están metidos en la dispersión de los recursos de programas sociales, que, dice, es toda una ingeniería hacerla.

“Con mucho gusto te digo que creo que están contentos con nosotros y nosotros con ellos, y todos los compromisos que hizo el residente con nosotros, los ha cumplido y nosotros con él”, subraya.

Agrega: “así es que no tengo más que decir que a seguir cumpliendo compromisos de los dos lados y a seguir sacando al país adelante”.

Se reconfigurará el sistema financiero

Respecto al anuncio de la venta de Banamex realizado a inicios de año por parte de Citigroup,  y siendo Banorte uno de los que se ha barajado como potencial comprador, su director general considera que, independientemente de quien lo adquiera, sí se reconfigurará el sistema financiero mexicano, pero no será la primera ni la última vez que ello ocurra.

Comenta que hoy el mapa del sistema bancario es muy diferente al de hace 10 o 20 años, y que seguramente volverá a cambiar en los próximos años.

Como ejemplo, menciona que cuando en México había 18 bancos, Banorte era el número 17, y hoy con 50 instituciones de este tipo, es el segundo más importante del sistema.

“¿Qué va a pasar aquí? ¿Se va a reconfigurar? sí ¿Va a entrar algún extranjero nuevo? puede ser ¿Algún extranjero lo compra? ¿Algún mexicano lo podrá comprar? sí ¿Qué sigue después? otra vuelta y otra vuelta”, argumenta.

Añade: “(habrá) bancos que se equivoquen en su estrategia y pueden no quebrar pero sí irles mal y perder mercado, seguramente; otros que lo hacen correctamente y les va mejor, seguramente. Entonces lo padre de esto es que todo va a pasar y sí se va a reconfigurar, pero una vez más”.

Esperaremos a que fluya la información

Respecto a si Banorte ya analiza la opción de participar en el proceso de compra de Banamex, Marcos Ramírez señala que la postura del banco no ha cambiado respecto a la de hace algunas semanas, y será una vez que haya información, cuando lo vean.

“El proceso no depende de nosotros. Cuando empiece a fluir la información y veamos la información y veamos de qué se trata –de momento no sabemos–, ahí vamos a analizar si vamos adelante o no, y entiendo que seamos unos candidatos naturales, pero no tenemos nada. Vamos a esperar a que fluya la información. Van a pasar muchos meses antes de que contestemos si sí estamos interesados o no”, enfatiza el banquero.

eduardo.juarez@eleconomista.mx