En el primer semestre del 2019 los bancos que operan en México registraron una ganancia de 82,000 millones de pesos, apenas un 0.4% más respecto a lo obtenido en el mismo periodo del 2018.

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) reportó que este resultado obedeció a un crecimiento de ingresos por intereses, aunque el gasto por este rubro también creció; y un ligero repunte en los ingresos por comisiones.

En su informe, la CNBV detalló que la cartera de crédito creció a junio 3.4% y alcanzó un saldo de 5.3 billones de pesos, contra los 4.9 billones de junio del 2018.

Los créditos comerciales aumentaron un 3.0% en su comparación anual; mientras que en consumo el alza fue de 2.3%, destacando aquí un crecimiento negativo de -3.7% en créditos personales; y en vivienda el aumento del crédito fue de 6.7% en el periodo.

El Índice de Morosidad (IMOR) de la banca, fue en junio de 2.14%, ligeramente menor al 2.15% de junio del año previo.

En cuanto a captación, esta mostró un crecimiento a junio de 3.2%, con un saldo de 5.9 billones de pesos. Los depósitos de exigibilidad inmediata disminuyeron -2.7%; mientras que los de plazo crecieron 10.2%.

La Asociación de Bancos de México (ABM) ha reconocido que, debido a la desaceleración de la economía, el crédito también se ha desacelerado. Sin embargo, hay confianza en que este siga con crecimientos, aunque menores a los de otros años.