Para el director y fundador de Prestadero, Gerardo Obregón, el ecosistema fintech en México seguirá con crecimientos en usuarios y adopción, aunque en cuestiones de inversión de capital de riesgo es probable que la tendencia se estabilice luego de los importantes crecimientos registrados en los últimos años.

Prestadero, fintech de financiamiento colectivo o crowdfunding es una de las que ya cuenta con la autorización definitiva de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) para seguir con sus operaciones. A septiembre pasado, se habían colocado a través de la plataforma 87 millones de pesos.

“No sé si seguirá creciendo tanto en inversión de capital de riesgo o se estabilizará un poco (...) pero en adopción y que las personas utilicen más las fintech, definitivamente eso está creciendo y va a continuar creciendo. Eso va a facilitar el tema de la inclusión; va a beneficiar a los usuarios finales, al tener más alternativas, más opciones”, dice.

A la fecha, la CNBV ha dado el aval definitivo a una veintena de fintech –tanto instituciones de fondeo colectivo como de pago–, pero también, de acuerdo con Obregón, ya se han negado algunas autorizaciones, lo cual podría tener un impacto en el ecosistema.

“Hay un tema que me preocupa más: hay algunas fintech que estaban dando servicio a otras mientras solicitaban autorización. Entonces si a ésta que daba servicio le niegan la autorización, las otras quedan volando (…) ojalá sea un cambio ordenado para no dañar al ecosistema”, señala.

Abiertos, a alternativas de crecimiento

En entrevista, el fundador de Prestadero comenta que siempre están viendo opciones de crecimiento, por lo que ya se ha hablado con otras fintech y hasta con algunos bancos para analizar alguna operación que permita seguir con el crecimiento, aunque de momento no hay nada en puerta.

“No estamos cerrados a nada, lo que queremos es dar crédito justo; esa es nuestra visión. Si hay opciones de crecer más rápido con alguien más; con una alianza comercial o alguna fusión que haga sentido, podemos analizarlo”, asegura.

Gerardo Obregón resalta que a las fintech en algún momento iba a tocarles una época de recesión y ya ha ocurrido como consecuencia de la pandemia, pero destaca que el sector y en particular Prestadero, ha salido avante de esta situación.

Reconoce que al inicio de la pandemia se incrementó ligeramente la morosidad y hoy se encuentra en 7.3%, lo cual, dice, es bueno, pues se trata del total vencido, lo que equivaldría a la mora ajustada en los bancos.

eduardo.juarez@eleconomista.mx