De las 25 instituciones financieras en el país que ofrecen crédito simple y/o personal, 18 reprobaron la evaluación y supervisión en materia de transparencia y sólo siete tuvieron calificación aprobatoria, informó la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

La evaluación en materia de transparencia incluye información y formatos de las instituciones financieras en contratos, carátulas, estados de cuenta, publicidad y página web; en tanto, la supervisión se establece en expedientes reales de clientes, indicó la Condusef.

Por sector, precisó, las sociedades financieras de objeto múltiple entidades reguladas (sofomes ER) tuvieron la calificación más alta, con un promedio de 8.8 puntos, seguidas de las Uniones de Crédito, con 6.6; los bancos obtuvieron 6.0 puntos en la evaluación.

En tanto, las sociedades cooperativas de ahorro y préstamos popular (socaps) tuvieron 5.0 puntos; las sofomes no reguladas (sofomes ENR) 2.4; seguidos de las sociedades financieras populares (sofipos), con 3.0 de calificación, agregó.

De manera detallada, en el sector bancario y de sofomes reguladas, la calificación más alta la tuvo Santander Consumo, con 9.4 puntos de un total de 10; seguida de HSBC, con 8.9; BBVA Bancomer, con 7.3, y Banamex, con 6.1, mientras que la calificación más baja fue Famsa, con 0.8.

La Condusef añadió que en el sector de ahorro y crédito popular, sólo dos socaps obtuvieron una calificación aprobatoria: Cooperativa Acreimex, con la calificación más alta de 7.8, y Caja Depac Poblana, con 6.0. Caja Real del Potosí fue la entidad con la calificación más baja, con 3.2.

Respecto del sector de las sofipos, indicó que todas las instituciones evaluadas obtuvieron calificaciones reprobatorias, en donde destaca el caso de Libertad Servicios Financieros, la entidad con la más baja calificación de la evaluación, con 1.6 puntos.

La comisión agregó que, en cuanto a las sofomes no reguladas, ninguna de las seis entidades financieras evaluadas obtuvo calificación aprobatoria, y donde la más baja correspondió a JM Recursos y Capital, con 1.5 unidades.

El saldo de la cartera de créditos simples o personales a septiembre del 2015 asciende a poco más de 333,700 millones de pesos, participando la banca, con 46.6%; las sofomes no reguladas, con 34.2%, y el resto se reparte entre las cooperativas de ahorro y préstamo, las sociedades financieras populares y las uniones de crédito.

Durante el trabajo de revisión de los contratos que utilizan las instituciones financieras también se detectaron seis cláusulas abusivas (tres en cooperativas de ahorro y préstamo y tres en sofom ENR), mismas que ya están incorporadas al micrositio de Cláusulas Abusivas, puntualizó.