La contingencia por el Covid-19 les está generando grandes problemas de pagos a los acreditados y por ende, afectando a las instituciones financieras que son fondeadas, por lo que es importante buscar mecanismos de reestructuración de los financiamientos y apoyos en tasas de interés, así lo consideró Alan Elizondo Flores, director general de Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA).

En FIRA son cuatro fideicomisos públicos que tienen el carácter de entidades de la Administración Pública Federal, en los que funge como fideicomitente la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y como fiduciario el Banco de México, cuyo fin es facilitar el acceso al crédito por medio de operaciones de crédito y descuento, así como el otorgamiento de garantías de crédito a proyectos relacionados con la agricultura, ganadería, avicultura, agroindustria, pesca y otras actividades conexas o afines que se realizan en el medio rural.

Los fideicomisos que integran FIRA son:

  • Fondo de Garantía y Fomento para la Agricultura, Ganadería y Avicultura (FONDO).
  • Fondo Especial para Financiamientos Agropecuarios (FEFA).
  • Fondo Especial de Asistencia Técnica y Garantía para Créditos Agropecuarios (FEGA).
  • Fondo de Garantía y Fomento para las Actividades Pesqueras 
  • (FOPESCA).

Estos fideicomisos se sitúan dentro de los fondos y fideicomisos de fomento económico del Sistema Financiero Mexicano. Operan en segundo piso, por lo que colocan sus recursos a través de diversos intermediarios financieros: FIRA también otorga apoyos para actividades de capacitación empresarial, asistencia técnica, consultoría, transferencia de tecnología y fortalecimiento de competencias, con el fin de mejorar la competitividad y sostenibilidad de las empresas y productores del medio rural, así como de los intermediarios financieros.

En entrevista virtual con El Economista, Elizondo dijo que para agilizar la atención de las empresas, los intermediarios financieros podrán reestructurar en sus facultades adeudos de cartera previamente fondeada o garantizada, sin previa autorización de FIRA.

Explicó que lo anterior no aplica sobre tasa de 1 punto porcentual por reestructuras que por normativa se debe cobrar.

“El plazo en función de la capacidad de pago que resulte del análisis de crédito de la empresa, sin exceder 10 años, pudiendo conceder hasta 3 años para la amortización del principal”, especificó.

Reinicio de actividades

En FIRA se otorgará un crédito adicional para facilitar el reinicio de actividades de los acreditados, por lo que, se financiarán y otorgarán garantías para nuevos proyectos a través de créditos para capital de trabajo y de largo plazo para inversiones fijas bajo facultades de los intermediarios financieros.

Alan Elizondo consideró que para facilitar el pago de los nuevos créditos se otorgarán apoyos para productores y empresas de hasta 2.0 puntos porcentuales. “El apoyo se otorgará por un plazo mínimo de 3 meses y máximo de un año, para créditos de hasta 160,000 unidades de inversión (UDIS), que en términos de pesos ascendería a 1´048,800  al valor de la UDI de hoy (6.554998 pesos).

Mencionó que el fondeo y garantías a los intermediarios financieros que apoyan con reestructuras o nuevos créditos a empresas que no necesariamente se encuentren descontadas con FIRA lo cual provee de liquidez a los intermediarios con dificultad de renovación de fuentes de financiamiento.

“Para evitar un incremento de la tasa de interés que FIRA cobra a sus intermediarios ante una baja calificación crediticia y con esto alimentar un ciclo de deterioro del balance del intermediario financiero durante el periodo asociado a los efectos de la pandemia, FIRA no incrementará su tasa de fondeo a aquellos intermediarios que tengan una baja en su calificación crediticia”, mencionó Alan Elizondo.

Dijo que se extienden garantías a los bancos de hasta 80%, con la finalidad de incentivar que otros participantes del mercado otorguen líneas de financiamiento a los intermediarios financieros no bancarios, en  beneficio de productores y empresas de la base de la pirámide.

“De manera temporal se flexibilizan algunas de las obligaciones de los intermediarios financieros relacionadas con supervisión, monitoreo y entrega de información, con la finalidad de que atiendan prioritariamente los tratamientos que requiera su clientela”.

Enfoque ASG

FIRA está trabajando con mayor énfasis sus operaciones y su comunicación con un enfoque ambiental, social y de gobernanza (ASG). Este mes lanzó su nuevo sitio de internet con el objetivo de promover la conciencia sobre el impacto social y ambiental del sistema financiero de México para mitigar riesgos y fomentar su adaptación frente al cambio climático.

Adicionalmente, la institución colocó el primer Bono con enfoque de género en la Bolsa Institucional de Valores (BIVA). 

“El bono con enfoque de género es uno de los esfuerzos que hace FIRA precisamente para atender una de las mayores problemáticas que nosostros observamos en el campo, que son las condiciones de desigualdad que vive la mujer versus el hombre en ese medio”, dijo Alan Elizondo.

Explicó que han realizado esfuerzos cotidianos en el medio rural. “La colocación del Bono es para nosotros una oportunidad. Primero mostrar esta problemática a la sociedad, segundo, es una oportunidad para involucrar a los inversionistas y sean conscientes de lo que sucede y sobre todo de lo que se puede hacer en el medio rural para mejorar las oportunidades. Y tercero, es una forma de salir al mercado con una tendencia muy consolidada que ya vemos en los mercados financieros, que son estas emisiones con el carácter ASG”.

Dijo que las inversiones ASG, marcan una tendencia de largo plazo, “que una institución financiera como la nuestra no puede estar afuera y sobre todo en una tendencia que hace énfasis la responsabilidad y la transparencia en el capital y las inversiones”.

“En el Bono de Género resaltan tres tipos de crédito: Crédito de inclusión financiera, el primero que se otorga a una mujer en el medio rural, representa un 20% de la emisión.

“Crédito al emprendimiento, una mujer que arranca su emprendimiento que es de habilitación y avio y conforma el 30-35% del saldo del bono.

“Y el crédito de adquisición de activos productivos, que son activos que permiten apalancar a la mujer que trabaja en el medio rural, con maquinaria y con tecnología y permite elevar sus niveles de producción y en éste tipo de financiamiento tenemos un 35% de saldo”.

Explicó que en el primero y segundo tipo de operación, además de que se otorgue el crédito se acompañará con capacitación. “Y se acompañe a la mujer en abrir los canales comerciales de sus productos. FIRA como institución del Estado se especializa con su red de oficinas, para poder estructurar los canales de venta”.

La cartera de pedidos del Bono alcanzó una sobre suscripción de 6.06 veces la cantidad objetivo de 5,000 millones de pesos para una demanda total de  30,290 millones pesos (1,416 millones de dólares), permitiendo al emisor aumentar el tamaño de la transacción en un 100 por ciento.

“La solidez y la calidad de la cartera de pedidos del Bono proporcionaron suficiente apalancamiento para transacción a precio por debajo de la guía a un margen de 19/27/92 pb sobre el tasas de referencia”, concluyó.

patricia.ortega@eleconomista.mx

kg