En los cincos años del actual gobierno federal, el crédito interno al sector privado pasó de 27 a 34.6% como proporción del Producto Interno Bruto (PIB), lo que representa un crecimiento en el periodo de casi 7.7 puntos porcentuales, según se desprende del Quinto Informe de Gobierno.

De acuerdo con el documento, mientras en el 2012 era de 27% como proporción del PIB, en el 2013 subió a 29.2%; en el 2014 pasó a 30%; en el 2015 a 32%; en el 2016 a 33.2%; y en junio del 2017 se ubicó en 34.6 por ciento. Esto representa un crecimiento promedio de 1.5 puntos porcentuales cada año.

La meta del gobierno federal es que al cierre del sexenio, en el 2018, la proporción sea de 40% del PIB. Para ello, el crédito interno al sector privado tendría que repuntar 5.4 puntos porcentuales en lo que resta de la administración.

La banca comercial ha declarado, en voz de su presidente, Marcos Martínez, que ve difícil que pueda cumplirse esa meta de aquí al 2018, pero sí lo ve viable hacia el 2019.

El Quinto Informe precisa que 34.6% del crédito interno al sector privado como proporción del PIB alcanzado a junio del 2017, refleja los incrementos reales anuales de 6.4% en los recursos canalizados al sector comercial (financiamiento a empresas), 6.4% al consumo y 1.2% a la vivienda.

Pese a la incertidumbre, sobre todo en este 2017, el crédito de la banca comercial registra crecimientos de dos o tres veces lo que crece la economía.

A junio del 2017 la banca comercial registraba la mayor contribución al financiamiento al sector privado con 51.7% del total; en segundo lugar se ubicaba el crédito otorgado por el Infonavit y el Fovissste con una aportación conjunta de 23.5%; en tercer lugar se situaba el mercado de deuda y capitales con 12%; mientras que otros intermediarios no bancarios contribuyeron con 7.6% y la banca de desarrollo con 5.3 por ciento.

Efectos de la reforma financiera

El objetivo central de la Reforma Financiera del 2013 (una de las reformas estructurales) era que en México hubiera más crédito y más barato. Para medir esta meta, desde el 2015 el gobierno hace una evaluación del desempeño de la banca, que en sus dos ediciones hasta ahora ha resultado positiva para la gran mayoría de las instituciones.

El Informe de Gobierno destaca en este marco que el crédito al sector privado por parte de la banca comercial acumuló, a junio del 2017, 83 meses ininterrumpidos con variaciones anuales reales positivas.

El documento señala que la reforma financiera propició que las tasas de interés se redujeran de manera paulatina. Entre el 2013 y junio del 2017 las tasas del crédito al consumo, créditos personales e hipotecas disminuyeron en 3.6, 13.5 y 1.1 puntos porcentuales, respectivamente , señala.

Al mismo tiempo, se menciona en el informe, la banca comercial en México mantiene elevados niveles de solidez y solvencia, lo cual se reflejó en un nivel de capitalización de 15.4% a junio del 2017, es decir, 4.9 puntos porcentuales por encima de 10.5% establecido en Basilea III.