La pandemia provocó cambios en: nuestra movilidad, el comportamiento, el hacer negocios, la forma en como trabajamos y nos ha obligado a usar nuevas herramientas para continuar con el contacto y la comunicación, así lo consideró Horacio González Mejía, presidente del Consejo de Administración de la Unión de Crédito de Desarrollo de Chiapas (UNIDESARROLLO). 

Desde su oficina en Tuxtla Gutiérrez en Chiapas, el Ingeniero González como todo el equipo le dice, atendió la entrevista con El Economista vía Zoom. Haciendo memoria de lo sucedido durante el confinamiento dijo que uno de los aspectos que sí afectó en que ya no pudieron tener el acercamiento físico entre los socios.

“Cuando vimos que el personal empezó a tener dificultades por el contagio, tanto el equipo operativo como el equipo directivo estábamos a distancia. Lo que hicimos fue crear una plataforma de comunicación y también una aplicación virtual”, mencionó González.

Dijo que en UNIDESARROLLO se contagiaron de Covid-19, 6 compañeros y uno de ellos, lamentablemente falleció. “Además, de que también perdimos a un socio, por también en el grupo de socios, por culpa de la enfermedad viral, dentro de lo malo, una de las estrategias que implementando iniciando el confinamiento fue la adquisición de un seguro de vida y de gastos médicos para los socios y estamos evaluando adquirirlo también para el personal”.

Después del confinamiento

Horacio González dijo que actualmente están trabajando de manera híbrida, “seguimos controlando, sanitización, mantenemos la protección con los cubrebocas, la toma de temperatura y la limpieza de manos antes de ingresar a las instalaciones. Asimismo, a través de la plataforma de comunicación hemos realizado las reuniones del Consejo y también nuestra Asamblea se realizó de forma híbrida, parte a distancia y presencial, pero muy restringida”. 

“La pandemia nos movió muchas cosas, tenemos que hacer revisiones de papeleo, de normas, de reglamento, nos impulsó la resiliencia y también afloró la creatividad”.

Estrategias

El presidente del Consejo de Administración de la Unión dijo que en febrero del 2020 ya percibían que habría una afectación por el Covid-19, sin embargo, nunca imaginaron la dimensión.

”Nos reunimos el equipo directivo y nos anticipamos incluso, a los Criterios Contables Especiales (CCE) implementados por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, ya que teníamos que tomar una serie de decisiones para apoyar a los socios, así que empezamos la revisión con cada uno de los socios, para detectar si tenían problemas, o cuál era la dimensión de los problemas de liquidez o financiero que se podrían generar”.

Empezaron a renovar créditos con algunos socios, ya traían en el índice de morosidad y establecieron darles unos meses de gracia, renovar créditos, otorgar liquidez a los socios, ya que no es un problema de un sector, sino un problema nacional y global, así que cuando la CNBV publicó los CCE, no lo tomaron y se adecuaron a lo que tenían. 

Explicó que en el segundo semestre del 2020 decidieron mantener la estrategia de apoyo a los socios y decidieron darles una nueva forma de negociar. “Decidimos crear nuevos modelos de negocio, a través de una app, una página web para apoyarnos, ya sea a través del trueque, buscando blindarnos en lo económico, lo financiero, lo operativo, en la dirección y en el gobierno corporativo”.

Mencionó que lo que se logró es el apoyo entre socios. “La liquidez de uno con la falta de liquidez del otro, para sentirse apoyado por su entidad, además de que todos nos conocemos”.

Financiamiento

González mencionó que uno de los sectores más golpeados por la crisis es el de la construcción, un sector que repercute a otros áreas de la economía, asimismo, el transporte foráneo que también fue afectado por la falta de movilidad, aunque ya muestra signos de recuperación. 

“El de comercio fue afectado en ciertas áreas, mientras que el de servicios y el agropecuario no se sintió tanto”, dijo Horacio González Mejía.

Explicó que las personas fiscas fueron las que mayor cayeron en morosidad o bien tenían problemas.

Por otra parte, los Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA) a través de BanBajío y Bx+ ya les autorizaron una línea de crédito por 50 millones de pesos. “ Es una línea buena para nosotros, para empezar, porque siempre hemos trabajado con préstamos de socios”.

Debido a la normatividad de la CNBV, UNIDESARROLLO ha restringido la cantidad que tienen que invertir los socios. “En el 2020 no hubo nuevos socios, pero hace algunos días, ingresaron cinco nuevos, eso nos alienta a tener un mejor ánimo”, concluyó Horacio González Mejía.

patricia.ortega@eleconomista.mx