El Banco de México (Banxico) mantendrá sin cambio sus tasas de interés, en un nivel de 8.25%, durante el presente año y comenzará con la reducción hasta que tenga claridad sobre su meta de inflación, estimó el jefe de Investigación Económica para América Latina de Barclays, Marco Oviedo.

“Con los pronósticos que tiene el Banxico ahora, yo pensaría que el recorte se empezaría a cocinar el próximo año, alrededor de junio o julio, pero necesitamos que la inflación baje más rápido, el tipo de cambio podría ayudar sumado al impulso económico que pueda dar la Reserva Federal estadounidense sin que tenga que recortar”, dijo Oviedo.

Proyectó que la inflación cerrará el 2019 en un nivel de 3.7%; al cierre de mayo pasado, el Índice Nacional de Precios al Consumidor se colocó en 4.28% a tasa anual.

El Banxico hizo su reciente incremento de tasas de interés en diciembre de 2018, al nivel de 8.25%, y durante el presente año, en sus tres decisiones de política monetaria, no aplicó ningún cambio, y su próximo anuncio será el 27 de junio.

Contrario al movimiento de Banxico, la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos hará un recorte 50 puntos base en sus tasas de fondeo en su reunión de julio y 25 puntos base en septiembre próximo, con lo que habría un diferencial muy alto en los tipos de interés, dijo el directivo en entrevista.

El experto consideró que si la Reserva Federal baja sus tasas y el banco central mexicano mantiene el nivel actual, “veríamos espacio para que vengan más flujos y que incluso el peso se fortalezca un poco más”, en tanto el tipo de cambio podría ubicarse en un nivel de 18.50 pesos por dólar al cierre de 2019.

De acuerdo con Oviedo, para que la inflación se ubique en la meta del Banxico de 3.0 por ciento, con un margen de un punto porcentual, es necesario que la inflación subyacente se coloque en 2.5 por ciento (en mayo alcanzó 3.77 por ciento), para compensar todos los impactos de la gasolina, el tomate y otros productos.

“Con la subyacente en 3.8 por ciento, es muy difícil que Banxico recorte las tasas”, insistió, pero también destacó el hecho de que las tasas estén tan elevadas, "no vemos que haya un impacto en la inversión y sí tienen un impacto en los flujos de portafolio".