El Banco de México (Banxico) dio a conocer ayer su proyecto de reglas para la organización, funcionamiento y operación de cámaras de compensación para pagos con tarjetas.

En su documento el banco central explica que, tras un análisis, se identificaron indicios de fallas de este mercado, entre las que destacan: políticas discriminatorias a potenciales competidores; falta de claridad en las condiciones operativas que permiten el acceso al mercado; y potencial poder de mercado en la fijación de precios por parte de ciertos participantes.

Asimismo, añade, empaquetamiento de servicios; políticas de precios relacionadas con las características individuales de los clientes; y dificultad para incorporar innovaciones de otros proveedores en infraestructura, o la adopción de procesos más eficientes.

En atención a lo anterior, con el objetivo de fomentar una competencia más vigorosa en el mercado, el Banco ha resuelto expedir reglas orientadas a contrarrestar las fallas detectadas , argumenta.

Entre los principales elementos que se regulan destacan: acciones para corregir barreras a la entrada y problemas de información; para corregir las distorsiones de precios, y la instrumentación de sanciones que van desde la suspensión hasta la revocación.

En este sentido, el Banxico detalla por ejemplo que, para pedir la autorización, los interesados deberán incluir normas internas, en las que se consideren los requisitos de acceso para potenciales participantes, en virtud de los cuales deberán permitirse la adhesión, en igualdad de condiciones, de cualquier entidad que cuente con la acreditación para emitir o aceptar tarjetas de alguna red de pagos.

Deberán incluir modelos de contratos en los que se incluyan esquemas tarifarios y demás cargos que cobrarán a sus participantes, así como requisitos técnicos para poder ofrecer los servicios.

Las reglas presentadas por el Banxico contemplan además que las cámaras de compensación para pagos con tarjetas deberán, entre otras cosas, permitir el libre intercambio de información de los pagos, sin bloquear, retrasar o entorpecer la comunicación con otras cámaras.

Entre las actividades restringidas que contempla el documento sobresalen: que no discriminarán y no supeditarán en modo alguno la prestación de un servicio a la aceptación, por parte del participante, de contratar cualquier servicio que ofrezcan.

Se precisa que las cámaras estarán obligadas a abstenerse de realizar ventas atadas, entre otras.