Banorte informó que ha concluido con éxito su programa de reconstrucción “Banorte adopta una comunidad”, lanzado luego de los sismos del 2017, que contemplaba, además de aportaciones económicas para reparar inmuebles dañados, acompañar a las localidades afectadas en su recuperación.

De esta forma, la institución financiera detalló que a cuatro años de los sismos, entregó 650 casas a familias afectadas en nueve localidades, cifra mayor a su objetivo original de 600.

Aunado a ello, desarrolló 9 proyectos de infraestructura social en las comunidades para mejorar su calidad de vida, tal fue el caso de mercados comerciales, centros comunitarios, equipamiento escolar y una planta potabilizadora de agua.

También se llevaron a cabo más de 28,000 acciones de salud, alimentación, educación y cultura, y durante la pandemia se entregaron 6,500 despensas.

Las nueve comunidades adoptadas por el programa fueron Atenango del Río, Guerrero; Jojutla, Morelos; Joquicingo y Ocuilán, Estado de México; Santa Cruz Cuautomatitla, Puebla; San Francisco del Mar, Oaxaca; Tlayacapan, Morelos; Tonalá, Chiapas; y Xochimilco, Ciudad de México.

Cabe mencionar, que la duración inicial de tres años se extendió un año más, debido al confinamiento ocasionado por la pandemia del Covid-19 en el 2020.

“Hemos caminado con las comunidades afectadas por los sismos durante 4 años para impulsarlas, brindándoles herramientas para alcanzar el bienestar de manera sostenida. Somos los de casa y nuestro compromiso es con México y las familias mexicanas”, expresó Carlos Hank, presidente de Banorte.