El Banco de Pagos Internacionales (BPI) indicó que se presentó una corrección a la baja en la oferta crediticia de los bancos europeos hacia los países emergentes de América Latina y Asia emergente durante el tercer trimestre del año pasado.

En una conferencia telefónica, desde Basilea, Stephen Cecchetti, economista de la entidad, explicó que en cambio la oferta financiera en la eurozona se mantuvo estable en el periodo.

Durante la presentación de los resultados del reporte trimestral del BPI, al corte del periodo julio-septiembre del 2011, Cecchetti dijo que las actividades abandonadas por la banca europea han sido asumidas por otras fuentes de financiamiento en los mercados emergentes, lo que ha facilitado una operación normal del mercado.

Según el especialista, no existe evidencia clara ni estadística que muestre que el mercado interbancario de Europa se encuentre en medio de una parálisis de crédito similar o aproximada a la observada tras la caída de Lehman Brothers, advirtió.

Hasta el tercer trimestre del año pasado, precisó el experto, se había removido la presión del fondeo de los bancos europeos para los siguientes seis meses, lo que definitivamente ha sido un determinante para la estabilización del mercado regional.

Al interior del reporte, los economistas del BPI analizaron a fondo el tema del financiamiento y desapalancamiento de la banca europea.

Ahí evidenciaron: A pesar de que los bancos europeos están abandonando sus actividades intensivas en capital o denominadas en dólares estadounidenses, aún no se ha materializado la escasez generalizada de crédito.

Anteriormente numerosas entidades habían sido incapaces de captar fondos en los mercados de deuda preferente no garantizada y el costo del financiamiento en el mercado monetario no garantizado había alcanzado cotas sólo superadas durante la crisis del 2008 , se lee.

Enfatizaron que el financiamiento en dólares fue de los que más se encareció.

[email protected]