De acuerdo con el World Retail Banking Report 2019, realizado por la consultoría Capgemini, las llamadas big tech, como Google, Amazon, Facebook y Apple, siguen ganando terreno en segmentos financieros, por lo que los bancos tradicionales deben buscar aliarse con éstas o con las fintech para ofrecer una mejor experiencia a los clientes.

El estudio reveló, entre otras cosas, que 75% de los clientes expertos en tecnología está utilizando al menos un producto financiero de big tech en el mundo y que las principales razones para ello son las siguientes: un menor costo, facilidad de uso y un servicio más rápido.

En cuanto a clientes que probablemente cambien su banco principal en los próximos 12 meses, más de 80% señala que están utilizando pagos, tarjetas o productos de cuentas bancarias de big tech y challengers banks, o probablemente lo harán en tres años.

En este sentido, el reporte sugiere a los bancos colaborar con las big tech y fintech, pero ya no solamente a través de la banca abierta, sino de manera más proactiva, con la evolución a lo que ahora se le conoce como Open X.

“Aunque la adopción de la banca abierta ha sido un poco lenta, tanto ésta como su evolución a Open X, serán las mejores formas para que los bancos compitan en un entorno de servicios financieros cada vez más competitivo y diversificado”, comentó Vincent Bastid, secretario general de la organización Efma, la cual también colaboró en el estudio.

Rafael Roncancio, director de industria y servicios financieros en Capgemini México, explica que una de las principales conclusiones es que si bien la banca tiene una gran fortaleza, los clientes no tienen una gran experiencia  por ejemplo, en banca móvil.

“Esto significa que tienen el gran reto de mejorar la experiencia de los consumidores”, detalla en entrevista.

Esto, añade, ha hecho que otros participantes no tradicionales competidores del sector financiero como las big tech y fintech, estén participando y ganando terreno en este negocio.

“Identificamos que la mejor manera de hacer un movimiento rápido para mejorar esta expectativa es a través de lo que el estudio llama Open X, es decir, que además de habilitar las fintech y big tech para los productos y servicios financieros, proactivamente se trabaje en colaborar para innovar, para intercambiar información; de tal manera que la experiencia de servicio no solamente esté integrada por lo que los bancos hacen mejorando sus canales, sino también apoyándose en lo que las fintech y big tech puedan poner en manos de los consumidores integrados con los bancos”, puntualiza.

El directivo enfatiza que es una cuestión de colaboración donde la fortaleza de los bancos se aprovecha, pero también las habilidades que tienen las big tech y las fintech.

Agrega que un segmento en el que los bancos han perdido terreno por la entrada de estos jugadores al tema de los servicios financieros es en medios de pago y en algunos tipos de crédito. “El tema de pagos es un tema donde está muy expuesta la banca tradicional, cada vez hay más competidores no tradicionales”.

[email protected]