Reguladores federales de Estados Unidos investigan si varios grandes bancos manipularon deliberadamente los precios de bonos hipotecarios en los años posteriores a la crisis financiera, informó The Wall Street Journal.

La averiguación, realizada por la Comisión de Valores y el inspector general especial para el Programa de Alivio de Activos en Problemas, se enfoca en si los operadores compraron o vendieron valores respaldados por hipotecas residenciales a precios artificialmente reducidos o inflados entre el 2009 y el 2011, afirmó el diario.

Entre los bancos investigados figuran Barclays Plc, Citigroup Inc, Deutsche Bank, Goldman Sachs Group Inc, JPMorgan Chase, Morgan Stanley, Royal Bank of Scotland Group y UBS AG. Hasta el momento, ningún banco ha realizado declaraciones al respecto.

Para este caso, los reguladores buscan información sobre si los bancos cometieron errores de interpretación significativos sobre algunos de esos activos para hacer negocios.

Las otras partes en dichos negocios serían típicamente bancos rivales, fondos de cobertura y otras grandes firmas de inversiones.

La investigación, que comenzó hace menos de un año, aún se encuentra en una etapa temprana y podría no resultar en acciones legales. Se han enviado solicitudes de citas a varias empresas para recabar información, según el diario.

Esta investigación puede ser un duro golpe a los bancos, dado que ya han pagado miles de millones de dólares en multas a varias agencias federales tras investigaciones sobre su conducta justo antes y durante la crisis del 2008.

Los bancos siguen manteniendo miles de millones de dólares en activos difíciles de evaluar en sus libros, incluso después de la crisis crediticia.