El Banco Europeo de Inversiones (BEI) ya no financiará proyectos relacionados con las energías fósiles, inclusive el gas, a partir de 2021, anunció la institución el jueves en un comunicado.

"Tras una larga discusión, llegamos a un compromiso para poner fin al financiamiento por el banco de proyectos relacionados con las energías fósiles (...), entre ellos el gas, a partir del fin de 2021", indicó el BEI, institución de financiamiento de la Unión Europea.

Esta medida se inscribe en el marco de la nueva política de inversión votada el jueves por los miembros del consejo de administración (compuesto por representantes de los Estados miembros y de la Comisión Europea), y de su ambición en convertirse en un verdadero "banco del clima".

Esta nueva política responde al llamado en ese sentido de la futura presidenta de la Comisión europea, Ursula von der Leyen.

El ministro francés de Economía Bruno Le Maire saludó "una decisión histórica que constituye la primera etapa hacia la creación del Banco europeo del clima propuesto por el presidente Macron".

Varias ONG se congratularon por la medida.

"La decisión hoy es una victoria importante para el movimiento climático. Por fin, el más grande banco público del mundo se plegó a la presión de la gente y reconoció que el financiamiento de todos los combustibles fósiles debe cesar", señaló Colin Roche, de Friends of the Earth.

"Alineamos nuestra estrategia de inversiones energéticas con las ambiciones políticas de la UE, los objetivos en materia de clima y energía de la UE para 2030, las exigencias del acuerdo de París", dijo el vicepresidente del BEI Andrew McDowell en conferencia telefónica con periodistas.