El banco central de Nueva Zelanda afirmó este domingo haber sido víctima de piratería informática "maliciosa" en uno de sus sistemas de datos que contenía "información sensible".

El gobernador del banco central, Adrian Orr, dijo que se logró contener la intrusión y desconectar el sistema informático. Pero llevará algún tiempo determinar la información a la que tuvieron acceso los autores del ciberataque.

"Trabajamos en estrecha colaboración con expertos nacionales e internacionales en ciberseguridad y con otras autoridades competentes como parte de la investigación y sobre cómo reaccionar ante este ataque malicioso", declaró Orr.

"Estamos tratando de determinar la naturaleza y el alcance de la información a la que pudieron tener acceso, puede abarcar información comercial y personal sensible", añadió.

En su último informe, la agencia gubernamental CERT NZ sostuvo que los ciberataques aumentaron un 33% interanual en Nueva Zelanda.

kg