La banca en México tiene claro que en esta crisis, a diferencia de las anteriores, será parte de la solución y no del problema, y esta vez no requerirá de apoyos gubernamentales ni del exterior dados los buenos niveles de capital y liquidez con los que cuenta.

“La banca en esta ocasión es parte de la solución a diferencia de situaciones difíciles que hemos tenido en épocas pasadas como en el 2008, el 94, el 87, el 82 y el 76, donde la banca fue parte del problema”, afirmó Luis Niño de Rivera, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM).

En videoconferencia, resaltó que justo ahora la banca trabaja intensamente para continuar apoyando a todos sus clientes en esta primera etapa y por el resto del 2020, y con ello ayudar a que se retome el crecimiento económico en cuanto pase el confinamiento.

Eduardo Osuna, vicepresidente de la ABM recordó por su parte que, en crisis pasadas la banca llegaba con problemas estructurales de solvencia, inversión, infraestructura y de cartera.

“Hoy estamos cumpliendo todos los requerimientos de Basilea III, que son justamente requerimientos que se estructuraron después de la crisis del 2009, y somos de los pocos países que están cumpliendo toda la regulación”, expuso.

Resaltó que justo ahora es cuando quedará demostrado que la banca en México se encuentra sólida, pues además de solvencia, se toman criterios prudenciales en el otorgamiento del crédito.

“Ahí es donde decimos justamente que la banca está absolutamente sólida y será parte de la solución para satisfacer toda la demanda de crédito sana que se venga presentando por industria, geografía y segmento”, puntualizó.

En este sentido, Osuna aseguró que hoy la banca no requiere de ningún apoyo gubernamental ni de sus casas matrices en el caso de instituciones que tienen su sede central en otros países.

“Más bien vamos a buscar apoyos para nuestros clientes, que es en lo que hemos venido trabajando en las últimas semanas con la autoridad”, detalló.

No importa el tamaño

A pregunta de si, derivado de esta crisis, los bancos más pequeños del sistema tendrían mayores afectaciones, el presidente de la ABM comentó que, independientemente del tamaño, todas las instituciones del sector están dentro de los parámetros financieros.

Además, señaló, ya hay acciones tanto de la banca comercial como de autoridades, como el Banco de México, para dar liquidez al sistema financiero.

“Todo esto son medidas muy inteligentes de parte del banco central para asegurarse de que los acreditados tengan apoyo, la banca de desarrollo también lo tenga y la banca comercial, para que el país en su conjunto se pueda levantar”, puntualizó.

México sigue siendo atractivo

Raúl Martínez Ostos, también vicepresidente de la ABM, aseguró que, pese a la situación, México sigue siendo atractivo para los bancos extranjeros, dado que las decisiones que se toman no son de corto plazo.

“México representa una gran oportunidad en el mediano y largo plazos, dada su riqueza en capital, en mano de obra y su cercanía con el mercado más grande del mundo, y creemos que se tiene que seguir ratificando la disciplina en el manejo de la política económica”.

[email protected]