Desde antes de que las autoridades financieras dieran a conocer los detalles de los programas de reestructuras de créditos bancarios para los clientes que lo requieran ante problemas económicos derivados de la pandemia de Covid-19, la banca ya trabajaba en ello.

Luis Niño de Rivera, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM) comentó en este sentido que, desde finales de agosto al cierre de septiembre, se han reestructurado ya alrededor de 75,000 millones de pesos.

“Hemos venido trabajando en las reestructuras, aún antes de que salieran las nuevas disposiciones que tienen nuevas facilidades regulatorias de manera temporal, opcional y voluntaria para la banca”, subrayó.

Durante su participación en el X Congreso Internacional de Investigación Financiera FIMEF, el banquero detalló que en el monto reestructurado se incluyen no sólo a clientes que estaban en el programa de diferimiento de pagos que se lanzó entre marzo y abril, sino todos los usuarios que se han acercado a la banca. “Personas físicas o morales, independientemente del tipo de crédito que tengan”.

Mencionó que lo que se busca con las reestructuras, es incrementar la probabilidad de pago de los créditos para que los clientes reciban un beneficio económico y real.

“Tenemos que cumplir con tres condiciones: disminuir el pago periódico que venían haciendo anteriormente por lo menos en un 25%; ampliar el plazo para que ayude a bajar ese monto mensual (...) y después tenemos que hacer el calculo total del crédito para que no rebase un tope nominal (...) es muy relevante que los clientes cuiden bien su historial crediticio para que sigan manteniendo su acceso al crédito”, destacó.

Aseguró que la banca seguirá apoyando a sus clientes, pero resaltó que en caso de aplicarse las quitas, los bancos dejarían de cobrar capital, y por lo tanto se tendría que colocar más crédito, lo que se tornaría muy complejo en una situación económica tan grave como la actual.

“Tenemos que ser muy conscientes y prudentes entre reguladores, regulados y clientes, que la solidez de la banca es muy relevante para que siga manteniéndose como parte de la solución y no se convierta en parte del problema”, dijo.

 

Ciberataques están más intensos

El presidente de la ABM reconoció que, dado que se han incrementado las transacciones financieras digitales, más por la contingencia sanitaria, los ciberataques están más intensos, e incluso reconoció que los fraudes aumentarán.

En este sentido, consideró que, además de las fuertes inversiones que realizan los bancos año tras año en este rubro, se debe incrementar y trabajar de manera conjunta para poder enfrentar esta problemática.

“Estas redes internacionales son rapidísimas para desarrollar nuevas formas de ataque y compartir la información tecnológica para ayudarse unos a otros en su red internacional. Nosotros no hemos reaccionado de la misma manera como industria a nivel internacional. Entre más compartamos problemas y soluciones, niveles de protección y situaciones difíciles, más rápido nos vamos a proteger de todo lo que esta creciendo en el mundo que es la ciberdelincuencia”, señaló.

Aclaró, no obstante, que la banca en México realiza todos los días 144 millones de transacciones, y los problemas de fraude rondan el 0.7% del total.

Pemex, profundo dolor de cabeza para las finanzas públicas

Por otra parte, Luis Niño de Rivera destacó que Petróleos Mexicanos (Pemex) es un dolor de cabeza profundo y serio frente a la situación de las finanzas públicas y su propia situación económica.

Mencionó que esta empresa es el gran consumidor de los recursos fiscales, lo que pone en una situación inmediata de cambio de perspectiva, pero que es algo que no está sucediendo.

“El siglo XXI será de las energías renovables (...) y aquí todavía pensamos que podemos levantar a Pemex y vivir nuevamente del petróleo, lo cual ya no está en la jugada económica, política y social (...) ese cambio nos tiene que llevar a reconfigurar las finanzas de la empresas y a achicar el problema con base en cerrar lo que no es rentable”, puntualizó.

Comentó que la banca tiene recursos prestados a Pemex, y es importante que vaya mejorando sus finanzas para que haga frente a esas obligaciones crediticias “¿Cómo se puede hacer eso? pues haciendo más eficiente a la empresa”.

rrg