La calificadora mexicana HR Ratings estima que la banca comercial en México muestra estabilidad y fortaleza suficientes para hacer frente a la posible volatilidad que se pudiera presentar por temas políticos nacionales e internacionales.

No obstante, y a pesar del crecimiento que ha tenido y tendrá la cartera de crédito, la agencia considera que es poco probable que se regrese a un repunte de doble dígito en el 2018, aunque las ganancias sí seguirán en niveles altos.

“La banca comercial en México ha mostrado un sólido desempeño en los últimos cinco años. El financiamiento interno total, que se encontraba en niveles de 22% como proporción del PIB en el 2012, se coloca en niveles cercanos a 38% al cierre del 2017, principalmente por el impulso a los créditos comerciales, los cuales actualmente representan 68% del portafolio, en comparación con 61% a inicios del 2012”, señala.

Pronostica, empero, que dado el entorno de alza de tasas, es probable que el financiamiento interno no alcance la meta del gobierno federal de 40% como proporción del Producto Interno Bruto (PIB), debido a la desaceleración de los portafolios, principalmente de la cartera de consumo.

En la 81 Convención Bancaria celebrada la semana pasada, autoridades y la propia Asociación de Bancos de México destacaron la fortaleza de la banca.

En un reporte, HR Ratings destaca que en el periodo del 2012 al 2017 la cartera total pasó de 2.7 billones de pesos a 4.5 billones; y la utilidad de 87,242 millones a 137,735 millones. En tanto, la morosidad bajó de 2.5 a 1.9%; y la capitalización de 16 a 15.6 por ciento.

Pese a ello, la agencia señala que en el último año se registró una desaceleración del portafolio por el entorno de tasas altas. “Se ha mostrado un buen crecimiento en los últimos cinco años de 10.7% compuesto. Sin embargo, el crecimiento anual en el 2017 se desaceleró, cerrando en 9.3%, situación que se ve complicado revertir”.

Detalla que esta situación se puede atribuir a una pronunciada desaceleración en el crecimiento que tuvieron los créditos al consumo, los cuales mostraron un repunte de 7.3% al cierre del 2017, contra 18.2% al cierre del 2016, principalmente por la incertidumbre que se vivió el año pasado, lo que provocó que los bancos decidieran frenar su tasa de colocación.

“A pesar del adecuado comportamiento y diversificación que ha mostrado la cartera de crédito, HR Ratings considera que existe un panorama difícil para que la banca múltiple retome crecimientos de doble dígito”, señala.

HR Ratings destaca que, aun así, los niveles de morosidad muestran fortaleza, con un índice de Morosidad y un índice de Morosidad Ajustado de 1.9 y 4.0%, respectivamente. “El sector bancario ha presentado una adecuada evolución en cuanto a la calidad de sus activos productivos, reflejando sólidos procesos de colocación”.

Respecto a las utilidades, la agencia refiere que en el 2017 éstas fueron históricas, con un crecimiento de hasta 32% respecto al 2016 y alcanzar los 137,735 millones de pesos, algo que, afirma, puede seguir.

“Se prevé que el entorno de alza de tasas siga favoreciendo la generación de intereses del sector, mientras que el costo de captación no crecerá en la misma proporción”, añadió.

CARTERA, CONCENTRADA EN EL G7

HR Ratings indica que el sistema bancario mexicano mantiene una fuerte concentración dentro del G7 (BBVA Bancomer, Citibanamex, Santander, Banorte, HSBC, Scotiabank e Inbursa), cuestión que se ha mantenido al diversificar en los últimos sexenios por medio del otorgamiento de nuevas licencias bancarias.

“(Ha habido) una disminución marginal del G7, al representar 78% (de la cartera) al 2017 contra 83% a principios del 2012. Del 2012 a la fecha se han autorizado cinco bancos; sin embargo, la creciente regulación y la fuerte competencia han hecho que las barreras de entrada del sector se mantengan, lo cual ha dificultado la diversificación en el sector bancario del país”, refiere.

[email protected]