En los próximos 10 años, entre el 40 y 45% de los ingresos de BBVA México provendrán de las generaciones millennial y z, estimó Hugo Nájera, director de desarrollo de negocios del banco.

Durante su participación en el Open Summit, organizado por BBVA, el directivo expuso que hoy apenas el 15% de los ingresos del banco, y de las empresas en general, provienen de esos segmentos.

Destacó que por lo tanto la banca debe desarrollar productos dirigidos a estas generaciones, las cuales no están dispuestas esperar para ser atendidos, y tienen una sensación de inmediatez. Añadió que sólo las instituciones que atiendan estas necesidades, sobrevivirán y las que no, se quedarán en el camino.

“Tenemos que construir servicios financieros de una forma diferenciada, atendiendo las características propias de estas generaciones que en 10 años van a representar la mitad de los ingresos”, puntualizó.

De acuerdo con el directivo de BBVA, algunas de las transacciones que realizan los jóvenes en sus aplicaciones bancarias son consulta de saldos, retiros sin tarjeta, solicitudes de crédito al consumo, entre otras. El directivo comentó en este sentido que en lo que va del año, se han abierto alrededor de 500,000 cuentas desde la aplicación móvil del banco.

Nájera comentó que la generación de millennials siente una necesidad de compartir y de disfrutar más que poseer, por lo que las instituciones deben estar atentas a los comportamientos que vendrán de parte de estos segmentos para desarrollar productos que atiendan sus inquietudes.

Como ejemplo, comentó que aún no se sabe qué va a pasar con las hipotecas en estos segmentos, dado que aún no se sabe como podrán construir su patrimonio. “Es una necesidad que aún no afrontamos. Cómo vamos a construir el futuro para este grupo”.

En este sentido, Hugo Nájera resaltó que se deben poner como prioridad el llamado Open banking, que no es otra cosa que compartir información de los clientes con el resto del ecosistema fintech, para generar productos y servicios ad hoc a las necesidades de los clientes.

Comentó que es un error pensar que de manera individual, las fintech o los bancos, van a construir por sí solos el futuro del sistema financiero.

Otro gran reto al que hizo referencia el directivo, es que se tiene cambiar culturales y adaptarse a las nuevas formas de trabajo, por lo que se debe hacer que los mandos medios de la cadena ya no tomen decisiones solos, sino de manera conjunta.

De igual forma expuso que si el banco quiere competir en un entorno global, se debe ser verdaderamente global y desarrollar mismos productos para todos los mercados en los que este banco tiene presencia.

Por ello, dijo, BBVA decidió cambiar su marca en México y quedar solamente como BBVA ya sin el Bancomer.