La transformación digital de BBVA batió un nuevo hito en marzo: ha dejado su red en España por debajo de las 3,000 oficinas. El banco tiene el número más bajo de sucursales desde hace 16 años, los últimos datos disponibles en su web corporativa.

En los dos últimos años BBVA ha mantenido sin cesar el recorte de la red en España, coincidiendo con el vuelco en su estrategia de transformación digital. Desde marzo del 2016 ha cerrado 868 oficinas. Fuentes de BBVA explican que el acelerón en el ajuste se debe en parte a la integración de CatalunyaCaixa (CX), de la que cerró unas 500 oficinas en el 2016.

Aunque desde la entidad insisten en que no tienen un plan concreto de cierre de oficinas, a inicios de año suele ofrecer previsiones de cómo quedará la red.

El banco ya anunció que cerrará otras 179 oficinas a lo largo de este año, lo que eleva a 1,047 las sucursales clausuradas desde el 2016.

Hace dos años el consejero delegado de BBVA, Carlos Torres, ya consideraba que a la red en España le sobraban 2,800 oficinas en el largo plazo. En unas declaraciones a Bloomberg, Torres afirmaba que no tenía "sentido" mantener una red de 3,800 sucursales en España. Y que en el largo plazo quedarían 1,000 oficinas.

Es decir, la entidad ya ha recortado un tercio de la red que según Torres sobraba. BBVA matizó en su momento que las declaraciones del consejero delegado eran una reflexión general sobre el futuro del sector financiero.

VENTAS DIGITALES Y AGENTES

La reducción de la red en España avanza a la par que cambia la relación con el cliente. Cada vez se va menos a la oficina y la operativa tradicional se empieza a sustituir por canales remotos disponibles las 24 horas de los siete días de la semana. De hecho, España es el principal mercado de BBVA en ventas digitales.

Las transacciones remotas, a través de internet o móvil, suponen ya 41.8% del total. Esta cifra casi duplica a la de hace un año (24.1%) y está por encima de la media del grupo (36.7 por ciento).

El consejero delegado de BBVA defendió recientemente la estrategia volcada en la tecnología por la mejora en los ingresos y en la eficiencia. Tal es así que el ahorro de costos ha sido una de las palancas del grupo para anotarse en marzo el mayor beneficio trimestral desde el 2015.

El cierre de oficinas es paralelo al crecimiento de los agentes a distancia. BBVA tiene 1,200 gestores remotos, que ofrecen un asesoramiento profesional y personalizado a distancia. Esta figura es una de las bases para impulsar la transformación digital de BBVA.

"El gestor remoto fusiona lo mejor de lo digital y lo físico", argumentan desde la entidad. La apuesta de futuro de BBVA pasa también por oficinas más grandes, con una media de unos 30 empleados.

De momento, BBVA mantiene su presencia física en todas las poblaciones españolas con más de 15,000 habitantes. Y para las zonas rurales está abierto a pactar con otras entidades para soportar los gastos de oficinas multimarca que eviten la exclusión financiera. Una iniciativa lanzada por la patronal bancaria que también comparte Santander.

BBVA, al igual que el resto de la competencia, defiende que la oficina física seguirá jugando un papel relevante "durante muchos años". Pero asumirá tareas de valor añadido y asesoramiento, lejos de la actividad más rutinaria del día a día.