Las sociedades cooperativas de ahorro y préstamo (socaps) registraron al cierre del primer semestre del año un saldo positivo en materia de captación de recursos, impulsado principalmente por el crecimiento del ahorro en este tipo de organizaciones.

Según las cifras del sector, a junio pasado la captación total de éste registró un saldo de 128,529 millones de pesos, es decir, un aumento en términos reales de 6.4% respecto al mismo periodo del 2018, de acuerdo con el boletín del sector publicado por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Dentro de la captación total, el ahorro representó poco más de 99% de dicho saldo, pues a junio pasado registró un monto de 128,105 millones de pesos, un crecimiento en términos reales de 6.3% respecto al mismo periodo del 2018.

El ahorro en este tipo de organizaciones se compone por los depósitos de exigibilidad inmediata, que a junio pasado crecieron 4.4% de forma anual, para registrar un saldo de 71,766 millones de pesos, así como de los depósitos a plazo, que a dicha fecha presentaron un saldo de 56,243 millones de pesos, es decir, un crecimiento de 9.1% en términos reales respecto al mismo periodo del 2018.

Por su parte, los préstamos bancarios y de otros organismos en el sector de las socaps, compuesto por 157 entidades, presentó a junio pasado un saldo de 425 millones de pesos, es decir, un crecimiento anual en términos reales de 12.4 por ciento.

Respecto al comportamiento de la cartera de crédito del sector, ésta se ubicó a junio pasado en 100,869 millones de pesos, con un crecimiento anual de 8.1 por ciento.

“Los créditos comerciales, con una participación de 21.1% (en la cartera total), crecieron 102.2% respecto a junio del 2018, con un saldo de 21,285 millones de pesos, mientras que los créditos otorgados al consumo, con una participación de 71.1% de la cartera total, presentaron un decremento anual de 5.8% y un saldo de 71,728 millones de pesos.

Asimismo, la cartera de vivienda, con una participación de 7.8%, registró un incremento anual de 18.1% con un saldo de 7,855 millones de pesos”, detalló la CNBV en el documento.

La morosidad del sector a junio pasado se ubicó en 4.4%, un crecimiento anual de apenas 0.01% respecto al porcentaje presentado en el mismo periodo del 2018.

El sector tuvo a junio pasado una utilidad del orden de 1,983 millones de pesos, una variación en términos reales de -2.3% respecto al resultado neto que arrojó en el mismo periodo del 2018.

Al cierre del primer semestre del 2019, el sector de las socaps estaba conformado por 157 cooperativas de ahorro y préstamo autorizadas y en operación, dos menos que en el mismo periodo del 2018.

Buscan cambios en su legislación

Las socaps son reconocidas como entidades sin fines de lucro que pertenecen al sector social de la economía. Aunque han operado desde 1950, fue en 1991 cuando se dieron los primeros pasos para su regulación. Sin embargo, fue hasta el 2001, con la publicación de la Ley de Ahorro y Crédito Popular, que comenzó el proceso regulatorio para este sector.

En la actualidad, estas entidades buscan reformar su legislación con la finalidad de tener más flexibilidad para otorgar financiamientos, especialmente para que puedan prestar a otro tipo de cooperativas, como de consumo o de producción.

Para las autoridades, las socaps son importantes en el papel de la inclusión financiera, pues promueven productos y servicios formales, generalmente en zonas donde la infraestructura bancaria es limitada. A junio pasado, estas entidades en su conjunto atendían a poco más de 7 millones de socios.