Las tendencias entre jóvenes generaciones siempre dan de qué hablar. Los jóvenes tienden a ser más propensos a adoptar innovaciones, retar la forma en la que se hacen las cosas y ver el futuro con ojos diferentes. Esto se traduce en las tendencias de consumo, el contenido que prefieren recibir y hasta en sus inversiones.

Centennial es aquel nacido entre 1995 y 2010, y para el año 2025 se estima que representen el 30% de la fuerza laboral. Son la generación tras los millenials, la mayoría no recuerda un mundo previo al internet, tienen una alta capacidad de adopción a nuevas tecnologías y una mayor urgencia por inmediatez que otras generaciones.

Una menor edad regularmente otorga al inversionista menor aversión al riesgo: con estrategias más riesgosas, buscan mejores rendimientos. Al contar con pocas responsabilidades, tiempo para corregir errores, y con la promesa de rendimientos increíbles en poco tiempo, es fácil entre ellos ver el atractivo en estas inversiones.

La comunidad es muy relevante para esta generación. Seis de cada diez jóvenes inversionistas son miembros de una comunidad o foros de inversionistas online, en plataformas como Reddit y Twitter, lo cual les da la capacidad de comunicarse con otros inversionistas e intercambiar ideas. Una alternativa de espacio para este tipo de diálogos con mayor seriedad son los grupos de Whatsapp entre miembros de alguna organización enfocada a finanzas para jóvenes, como lo son los del IMEF Nueva Generación. Este fenómeno también es aprovechado por influencers, que emplean sus plataformas en redes para ofrecer sus “consejos financieros” y promover sus inversiones. El 46% de los inversionistas centennials declara haber usado una red social para investigar información en el último mes.

Recientemente, acciones denominadas meme stocks, han protagonizado encabezados en los periódicos especializados más importantes. Este tipo de acciones se caracteriza por ver aumentos en su valor, no en relación a los resultados de la compañía, sino por su popularidad entre comunidades online. Ejemplos de estas acciones son Game Stop y AMC.

El 4 de enero, la acción de Game Stop, un retailer de videojuegos, costaba cerca de 17 dólares; el 28 de enero dicha acción rompió la barrera de los 483 dólares, entregando rendimientos mayores al 2,400% en menos de un mes. La acción fue promovida por usuarios de Reddit, quienes posteriormente atrajeron la atención de otros inversionistas, la prensa, celebridades e inclusive algunos fueron citados a declarar ante reguladores de los Estados Unidos.

Los cryptoactivos son otro ejemplo de preferencias entre centennials. Con alta volatilidad en sus precios, innovaciones tecnológicas y rendimientos que pueden superar las cinco cifras, las cryptos son una herramienta interesante para esta generación.

Con las incorporaciones de jugadores como Bitso (y el renombre que conlleva su estatus de unicornio) o Coinbase (compañía de reciente OPI en Estados Unidos), cada vez más se aventuran a incorporar este tipo de activos a su portafolio. Y mientras algunos se limitan a las más conocidas, como Bitcoin y Etherum, que cuentan con el mayor market cap, algunos inversionistas han encontrado en otros tokens, denominados coloquialmente shitcoins, una oportunidad para especular y buscar rendimientos sin comparación en el mercado. Un ejemplo de esto es Dogecoin, una cryptomoneda derivada del Litecoin, creada originalmente como una broma y que usa como mascota un perro popular gracias a un meme; cuenta con uno de los mayores market caps, y llegó a otorgar este año (antes de una caída relevante) rendimientos de más de 14,000% en términos anuales.

Entre otras tendencias se encuentran la joven adopción al hábito de invertir (22% empezaron antes de cumplir los 18), la inversión con enfoque ESG y el uso de plataformas digitales y aplicaciones con cero comisiones (Robinhood, la más popular en E.U.A.).

Esta generación vive en un mundo cambiante, el único que conoce, trae nuevas ideas y está participando en fenómenos sin precedentes. Todavía son muy jóvenes, pero irán ganando relevancia en el mundo, incluyendo en los mercados. ¿Qué traerán a la mesa? No lo sabemos, pero desde el IMEF estaremos ansiosos de averiguarlo.

*Carlos Buenfil es integrante del Comité Técnico Nacional de Finanzas Corporativas.

kg