El financiamiento verde se refiere de manera amplia a inversiones financieras que se destinan a proyectos e iniciativas de desarrollo sostenible, productos ambientales y políticas que fomentan el desarrollo de una economía más sostenible y un amplio espectro de objetivos ambientales. Para lograrlo se requiere de compromiso, voluntad y visión de futuro de todas las partes involucradas.

Muchas empresas se han sumado a esta tendencia convirtiéndose en el aliado imprescindible en el camino al desarrollo sostenible a partir de la emisión de bonos verdes orientados a proyectos con beneficio medioambiental, como la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, la prevención de la contaminación y la adaptación al cambio climático en proyectos de construcción verde.

Un ejemplo lo podemos encontrar en Banco Sabadell que cuenta con gran experiencia financiando parques eólicos, así como proyectos fotovoltaicos y termosolares desde los años 90, y que en el mercado mexicano ha financiado créditos sostenibles por 564 millones de dólares, principalmente en los sectores de energía renovable y Real Estate, logrando dedicar el 30% de su portafolio del sector Energía e Infraestructura a proyectos verdes.

El interés de México por los proyectos verdes llevó a crear en 2016 de forma voluntaria el Consejo Consultivo de Finanzas Verdes (CCFV), un organismo representativo del sector financiero mexicano que desea promover el financiamiento de proyectos y activos de inversión que generen impactos ambientales positivos.

El CCFV se incorporó en julio de 2019 a la Red Internacional de Centros Financieros por la Sustentabilidad (FC4S por sus siglas en inglés), en su búsqueda por convertir a México en el centro regional de finanzas verdes, objetivo al que han contribuido muchas instituciones financieras como Banco Sabadell.

El compromiso de Banco Sabadell con el desarrollo sostenible se refleja en su reciente colaboración con la Corporación Financiera Internacional (IFC), miembro del Grupo Banco Mundial, al otorgar un crédito por 100 millones de dólares a 10 años con el fin de impulsar el desarrollo de infraestructura sostenible en México, concediendo fondos, principalmente, a desarrollos hoteleros y edificios verdes que buscan fomentar el uso eficiente de energía, el manejo racional del agua, eliminación de residuos y emisiones dañinas del medio ambiente.

“En Banco Sabadell hemos mantenido la sostenibilidad en el centro de nuestras operaciones y estamos orgullosos de ser parte del cambio hacia un enfoque sostenible, con acciones duraderas en un entorno no sólo económico y político, sino también social y medioambiental. Nuestro objetivo seguirá enfocándose en el crecimiento de las finanzas verdes para encaminarnos a una sólida recuperación desde una perspectiva amigable con el ambiente”, destacó Francesc Noguera, director general de Banco Sabadell México.

Banco Sabadell ha trabajado de la mano con el IFC como certificadora de edificios verdes a través de EDGE Buildings, creando información oportuna sobre los beneficios de proyectos en el sector de construcción con edificios verdes y las ventajas que pueden despegar desde el mercado inmobiliario mexicano.

La sostenibilidad es parte del propósito de Banco Sabadell y de su estrategia de negocio por lo que apoya a las empresas a capitalizar el valor de los bienes inmuebles y a aumentar su valor de marca al entrar a la tendencia de construcciones sostenibles que buscan a largo plazo proteger el medio ambiente y aumentar el valor social de los negocios.