Detrás de un negocio hay personas cultivando, fabricando algo o brindando un servicio a clientes o consumidores y otras, entregando algo a cambio.

Dado que el intercambio sucede en moneda y tiene un registro contable que describe con orden el trabajo realizado, permite al Estado cobrar el impuesto sobre la renta por brindar servicios públicos. Contar la historia en números facilita entender cómo crecer. Observe el siguiente cuadro que muestra dos informes de la empresa y dos análisis de los motivos por los cuales hacerla pública.

Ser una empresa pública significa emitir acciones en el mercado de valores. Habitualmente se inicia emitiendo certificados de deuda, ya sea en papel comercial de corto y mediano plazo hasta obligaciones o bonos de largo plazo.

Normalmente, con menores tasas de interés que las del sistema bancario y mucho más bajas que las de los intermediarios financieros no bancarios o de préstamos obtenidos apoyados en tarjetas de crédito personales o de prestamistas que toman riesgos altos.

Contenido del cuadro numérico

Con el número uno romano identificamos el Estado de Resultados, con los números y letras entre paréntesis haremos referencia a las filas. Como se observa, el reporte de ventas netas (1) es creciente al 9% anual en promedio, pero, en los últimos dos años crece con promedio de casi 14 por ciento.

El costo de ventas (2) que, en este caso, representa la compra de grandes cultivos y cosechas, para luego cocinarlos y empacarlos, contiene, además la mano de obra y los gastos de fabricación y se ha mantenido en promedio en 62%, aun cuando al inicio fue menor y ha llegado a tener años con más costo y menor margen de utilidad bruta (3).

Sus gastos generales (4) tuvieron una fuerte alza en 2012, en parte, por reacomodo de personal y la adquisición de nuevas oficinas, que impactó en la utilidad de operación; lo cual sumado al costo del gasto financiero, repercutió en pérdida de ese ejercicio. Posteriormente, se ha ejercido un mayor control, lo cual, acompañado del esfuerzo en crecimiento de ventas y a una mejor contratación de créditos, ha reducido el costo de los intereses (6 y Nota 2). Ello le ha derivado en un interesante crecimiento de utilidades (8) y, en consecuencia, de su capital contable.

Al mirar el segundo grupo identificado con el dos romano, se encuentra el Balance General, simplificado, donde se muestra también el crecimiento de las cuentas por cobrar a clientes (B), los inventarios y la maquinaria como activo fijo (E). En este sentido debe hacerse mención especial a las cuentas de inversión en acciones de empresas asociadas (F) y su respectivo crédito mercantil (G).

Es decir, al haber adquirido tiempo atrás algunas empresas que ahora son filiales, se pagó por ellas el valor de las acciones más un valor llamado Crédito Mercantil, que representa el valor real pagado al comprar esas compañías que ayudan al crecimiento del grupo.

En años siguientes hubo más adquisiciones de empresas para crecer, afectando la productividad total de los factores, pero ése no es, por ahora, el tema.

Por otra parte, los activos han sido financiados con el capital inicial y la reinversión de utilidades (P) más el uso de préstamos de corto (J) y largo plazo (L), cuya tasa de interés ha ido disminuyendo (Nota 2) conforme ha crecido la empresa y porque su gobierno corporativo se ha esmerado en cuidar la capacidad de pago a través de la generación de flujo de efectivo positivo, gracias a su margen de utilidad sobre costos y gastos.

Viene lo interesante

En nuestro país coexisten, en la actualidad, dos bolsas de valores. Su promoción y competencia han despertado el interés de las empresas medianas para lo cual se han dictado múltiples conferencias cuyo énfasis ha sido: “Obtener financiamiento a través del Mercado de Valores, para reducir su costo”.

Cierto, pero no sólo eso. Observe la fila de la Nota 2, donde mostramos la evolución de la tasa de interés del fondeo de la empresa. En 2010, para fines didácticos, esta compañía pagó tasas altas, de las que aún se dan en nuestro medio, su gasto financiero fue elevadísimo, 912 millones (6). Más por su crecimiento y un mejor manejo financiero, tal como lo explican los promotores de la bolsa, el costo baja a 45%, 35% y luego a niveles de 18 y 12%. Naturalmente, al reducirse el costo del financiamiento, quedan más utilidades para reinvertir.

En la tercera sección romana, se encuentra el análisis financiero del crecimiento. Al demostrar su capacidad de gestión, la aceptación de los productos que vende la compañía empieza a ganar fama, lo cual está representado dentro del último cuadro llamado IV Evolución del Valor del Capital.

Si el dueño quisiera vender su empresa en 2010, sabiendo que no gana mucho, que su crédito es caro y que hasta puede tener pérdidas, obtendría 10% arriba de su valor contable. A eso le llamamos Valor Reputacional, que sube en los años siguientes, cuando la empresa sigue creciendo en ventas, en capital contable por reinversión y por bajar su costo financiero, además de posicionarse en el mercado.

Esa reducción de costos de interés al acceder a crédito bancario y al financiamiento bursátil, también mejora su margen de utilidad. Es entonces cuando se convence de emitir acciones mediante una emisión primaria. Le informan que el mercado está pagando las acciones en promedio a dos veces valor contable.

De tal suerte, que si el capital de 2015 es de 3,988 millones y deseo crecerlo en 1,250 ¿en cuánto necesito vender acciones de la compañía si las pagan a dos veces? Suponga que las acciones valen 1 peso, si las pagan al doble sólo tiene que vender 1,250/2, es decir, 625 (millones de acciones) y eso equivale al 15.67% del capital, casi 16 por ciento.

El propósito de esa emisión primaria de capital fue liquidar algunos pasivos para reducir costos de intereses (K) en 2016. Con más capital pudo, además, apalancarse mejor y hacer una emisión de obligaciones que junto con el capital restante de la emisión, sirvió para adquirir otra empresa, lo cual se reflejó en mayores ventas (1) 2017 y 2019, y naturalmente, más utilidades (8).

Reflexión

Observe en el cuadro IV de la Evolución del Capital. ¿Qué sucedió con el valor de mercado de la compañía para el propietario inicial? Entre los años 2010 y 2015, su empresa valía “teóricamente” el valor del capital contable más un supuesto crédito mercantil que llegó a ser de 30%, si vendiera la empresa (R).

Pero al hacerse pública vale más. Vale dos veces valor contable, aun cuando él ya sólo posee el 84% de las acciones. Esto es, al cierre de 2016, vale 9,865 millones de pesos (R). El rendimiento financiero de su negocio se medía por la Utilidad sobre el Capital contable (8)/(P). Entre 2011 y 2015 promedió 10.8%, a partir de 2016 sube en promedio a 13%, que no es mucho. Pero ahora ¡ya no es ésa la ganancia del empresario!; él ahora debe ver la fila del Rendimiento sobre el Capital Propio, situada en la última fila y representa el crecimiento de la fila (R), que anualmente creció 16.6% promedio entre 2011 y 2015, pero da un brinco en 2016 al subir a 90.3% en ese año y luego se asienta el crecimiento acumulativo al haberse asimilado este gran salto y la adquisición de la siguiente empresa.

En otras palabras, al inicio de la vida empresarial, cuando se es sector privado en la compañía se gana el porcentaje de retorno de la utilidad sobre el capital contable, adentro de la empresa. Pero cuando se accede a nivel de la vida pública, la ganancia está adicionalmente afuera de la empresa, por el valor económico y social que se le ha reconocido.