El gran apalancamiento de Evergrande —cerca de 300,000 millones de dólares—, aunado a sus problemas de generación de flujo de efectivo, ha aumentado el nerviosismo entre inversionistas sobre los posibles efectos de contagio a un sinnúmero de instituciones financieras, empresas del sector inmobiliario, el gobierno chino, casi 1.5 millones de personas que aguardan una vivienda que todavía no se ha construido y proveedores, entre otros. El debate se centra sobre la posibilidad de que este caso específico se torne en un riesgo sistémico para China y el resto del mundo.

¿Quién es Grupo Evergande?

Es el segundo grupo inmobiliario más grande de China; está enfocado en complejos comerciales, vivienda e infraestructura y tiene presencia en más de 300 ciudades, además ha ampliado su presencia en otras industrias como entretenimiento, telecomunicaciones, transporte, salud, deportes, etc. Es una empresa fundada en 1997 por Hui Ka Yanque que actualmente cotiza en la bolsa de valores de Hong Kong y cuyo valor de capitalización ha caído 85% este año.

Grupo Evergrande cuenta con 200,000 empleados, pero indirectamente contribuye a la generación de 3.8 millones de empleos adicionales cada año. Actualmente, la mayor preocupación se centra en su elevado nivel de endeudamiento (300,000 millones de dólares) y una problemática situación de liquidez ante el difícil escenario que ha enfrentado el sector inmobiliario desde el año pasado con la pandemia.

¿Qué efecto ha tenido sobre la prima de riesgo crediticia en China?

Diversos activos financieros en el mundo han comenzado a reflejar una mayor prima de riesgo después de que la semana pasada Evergrande advirtiera sobre las dificultades de liquidez por las que atraviesa y los posibles efectos secundarios hacia otras economías y mercados más allá de China. La situación de Grupo Evergrande se ha complicado desde agosto del año pasado con las modificaciones al marco regulatorio y de supervisión del gobierno chino sobre la situación financiera y los elevados niveles de apalancamiento de empresas del sector inmobiliario. La gran duda recae sobre los posibles efectos de contagio.

¿Estamos en una situación de riesgo de sistémico?

Todo dependerá de las probables estrategias de contención que podamos ver en los próximos días por parte de la empresa, sus acreedores y el gobierno chino. Grupo Evergrande tiene importantes vencimientos de pasivos esta semana (entre ellos el pago de intereses por 119.3 millones de dólares), que de no honrarse podrían implicar la primera de una serie de situaciones de impago. El gobierno chino se encuentra en una difícil disyuntiva. Por una parte, probablemente Pekín considera que Evergrande es muy grande para dejarla caer, ya que podría ocasionar un importante riesgo sistémico. Además, los efectos de contagio hacia el resto de la región y el mundo podrían ser importantes, en un momento en el cual se está transitando por una compleja situación ocasionada por la pandemia. Sin embargo, por otro lado, las autoridades chinas probablemente también consideren que un rescate podría generar incentivos perversos para un sector de la economía –con un peso de 27% del PIB– cuyas empresas han recurrido a un apalancamiento desmedido. Una forma de mitigar la toma excesiva de riesgos es a través de una mayor regulación y supervisión. Por lo pronto ya se ha comenzado a ver una reacción de políticas públicas en China. La semana pasada el Banco Popular de China inyectó 14,000 millones de dólares de liquidez en el mercado financiero para mitigar la volatilidad surgida por la especulación generada por la apremiante situación de esta empresa.

*El autor es director general Adjunto de Análisis Económico de Grupo Financiero Banorte.