La continua ola de crímenes y violencia que azota a México, producto de la actividad del crimen organizado, es la prueba más dura que enfrentarán las administraciones del presidente del país, Enrique Peña Nieto, y la del mandatario estadounidense, Barack Obama. Tema que se prevé sea el menos optimista para la Comisión de Diálogo Interamericano, sobre las relaciones de ambos países.

El principal autor del reporte Una agenda más ambiciosa , Peter Hakim, expuso que los temas de crimen, violencia y consumo de drogas son los que a nivel bilateral enfrentarán mayores dificultades, debido a que aún no se encuentran las medidas y estrategias políticas en ambas naciones para enfrentar estos problemas.

Ni México ni en Estados Unidos tenemos respuestas para la ola de violencia , expuso en entrevista posterior a la presentación del documento llevada a cabo en el salón Pegaso del Hotel Hyatt.

Detalló que existen varios criterios que se han establecido para tratar de atajar el problema; desde enfocarse más a la educación hasta brindar mayores oportunidades; sin embargo, todavía no hay resuelto el problema. Sabemos que lo que estamos haciendo no es lo mejor pero tampoco sabemos a dónde vamos o qué será mejor. Mundialmente no hemos encontrado una solución , advirtió el investigador.

El informe detalla que pese a las seguridades dadas por el Presidente estadounidense, en cuanto a tratar de controlar el consumo interno y contrabando de armas al país, a la fecha no se registran mayores logros.

No obstante, la legalización de la marihuana en Colorado y Washington abren una nueva puerta al diálogo y hacia el planteamiento de una nueva política antidrogas, expuso Peter Hakim.

Al respecto, Alejandro Hope, director de Seguridad del Instituto Mexicano de Competitividad, dijo que este cambio no es trivial, pues se habla de 20 o 30% del mercado de la droga. Agregó que el problema no son, per se, las drogas, sino la debilidad del as instituciones.

El texto advierte: Independientemente de las decisiones tomadas en ambos países, la situación de seguridad ciudadana en México tomará mucho tiempo. En última instancia, para avanzar en seguridad se necesita crecer de forma fuerte y sostenida, reducir la pobreza y crear mejores oportunidades educativas y laborales. A su vez, resolver el problema de la seguridad es fundamental para avanzar en todos estos demás objetivos .

[email protected]