A partir de la detención de Servando Gómez Martínez la Tuta (27 de febrero del 2015), en Michoacán se han dado reacomodos en la delincuencia organizada y se mantienen los focos rojos ante esta amenaza; pues, por un lado, está la presunta alianza entre tres grupos delincuenciales de la zona: Tercera Hermandad (H3), con Guerreros Unidos y el cártel Jalisco Nueva Generación; y por otro la se habla de la reactivación de Los Caballeros Templarios.

Fuentes de inteligencia policial tienen el dato de que Carlos Rosales Mendoza, el Tísico, fundador del cártel de La Familia Michoacana y quien fuera detenido por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública en una cafetería de Morelia, Michoacán, la noche del 5 de agosto del 2014, y liberado en mayo de ese mismo año, pretende reactivar el cártel de Los Caballeros Templarios.

En su momento, Rosales Mendoza fue jefe tanto de Nazario Moreno, el Más Loco, y de la Tuta. Logró su libertad tras someterse a una especie de amnistía.

En este contexto, el gobernador del estado, Silvano Aureoles Conejo, pidió la intervención del Ejército y hace 10 días arribó a la entidad un contingente de la policía militar compuesto por 3,000 elementos.

En estos momentos siguen activos tanto los H3 (Hermandad 3), que encabezan Luis Antonio Torres González el Americano, y José Alvarado Robledo el Burrillo, de Buenavista Tomatlán, ex líderes de autodefensas; como Los Viagras, asentados en Zamora, grupo fundado por los hermanos Mariano (detenido), Nicolás, Carlos, Rodolfo, Gabino y Francisco Sierra Santana.

Este grupo trabaja junto con Guerreros Unidos y ambos cárteles tienen una alianza con el cártel Jalisco Nueva Generación, que ya estableció su nueva sede en la ciudad de Uruapan. Eventualmente, estos tres grupos podrían enfrentar al cártel de Sinaloa para intentar recuperar espacios en Jalisco.

Fundamentalmente, estos tres grupos son los que representan mayor riesgo para el estado de Jalisco, aunque tras la fuga de Joaquín Guzmán Loera, tanto el CJNG como los cárteles michoacanos se ha replegado.

Asimismo, estas fuentes indican que Nemesio Oseguera Cervantes el Mencho, mantiene una alianza con las autodefensas asentadas en La Ruana, que en su momento dirigió Hipólito Mora, excandidato de una diputación por el Distrito XII Apatzingán, Michoacán; abanderado por Movimiento Ciudadano.

En la ciudad de Morelia también se movió el mapa: quien es el jefe de la plaza visible es Miguel Ángel Gallegos, el Micheladas, que sustituyó a un jefe templario identificado como el Gallito.

El 19 de octubre arribó al estado de Michoacán un contingente compuesto por 3,000 elementos de la Policía Militar, a solicitud del gobernador Silvano Aureoles Conejo.

Se estima que este hecho generará la desbandada de miembros de los distintos grupos de autodefensas y es probable que intenten llegar a Jalisco.