El combate al tráfico de armas en las fronteras y el desmantelamiento de los recursos que manejan los grupos delictivos en el país -que ascienden a más de 63,000 millones de dólares anuales- son los ejes que el gobierno federal y legisladores buscan atacar en una segunda etapa de la lucha contra el crimen organizado.

Después de que la batalla contra el crimen organizado ha dejado más de 22,000 muertos en los últimos tres años, según cifras oficiales. Los legisladores y gobierno buscarán en el próximo periodo de sesiones crear la Ley para la Prevención de Lavado de Dinero y Financiamiento al Terrorismo, con el fin de que la Secretaría de Hacienda tenga facultades suficientes para revisar datos, informes, registros, libros de actas, auxiliares, documentos, correspondencia, imponer sanciones administrativas y solicitar comparecencia de sospechosos de utilizar los canales formales de la economía, para limpiar el dinero del crimen organizado. Como ejemplo, la senadora María Elena Orantes (PRI) asegura que de acuerdo con cifras oficiales de Estados Unidos, el comercio de drogas genera ganancias anuales para los cárteles por 63,000 millones de dólares.

El gabinete de seguridad del gobierno federal considera que el desmantelamiento de la estructura financiera del crimen organizado no implica violencia como los actuales enfrentamientos entre policias y sicarios.

Las causas de la violencia

Senadores de todos los partidos coinciden en que el tráfico de armas provenientes de Estados Unidos, así como el alto consumo de drogas en ese país son los causantes de la violencia que en México.

En México perseguimos delincuentes que compran sus armas en Estados Unidos , refiere un acuerdo de la Junta de Coordinación Política del Senado, aprobado hace unos días, para pedirle al presidente Felipe Calderón que pida al gobierno de EU frenar el tráfico de armas. Dicho documento refiere además que de acuerdo con el Reporte Mundial de Drogas 2009 de la ONU, el mercado estadounidense de drogas representa para los cárteles ganancias por US64,339 millones al menudeo y por US17,396 millones al mayoreo.

jmonroy@eleconomista.com.mx