Las irregularidades enmarcaron la jornada electoral panista. Desde acusaciones por un padrón rasurado hasta actos de violencia fueron denunciados por participantes en la contienda interna.

El caso del rastrillo

La esposa del precandidato Santiago Creel, Paulina Velasco, y su hijo Santiago Creel Garza-Ríos fueron rasurados y no pudieron votar.

En Jalisco, los aspirantes a gobernador, Hernán Cortés Berumen y Fernando Guzmán tampoco aparecieron en el padrón blanquiazul, así que no pudiendo votar.

Cortés confirmó que acudió al centro de votación que le correspondía en Tlaquepaque y no se le permitió sufragar porque no aparecía en el listado de miembros activos.

Los aspirantes y el diputado local, José Antonio de la Torre Bravo, otro de los afectados, dijeron que impugnarán este hecho.

Votos, muy en privado

Además hubo acusaciones por urnas embarazadas desde antes de que abrieran los centros de votación.

Cordero Arroyo desde temprano informó que en el municipio de Teloloapan, Guerrero, antes de abrir las casillas, había votos en las urnas. El caso fue turnado por su equipo a la Comisión Nacional de Elecciones; sin embargo, el presidente de este cuerpo colegiado, José Espina, aseguró que la casilla en aquel municipio inició actividades antes de las 10:00.

Violencia en las urnas

En Zozocolco, Veracruz, acusaron que un grupo armado realizó disparos y se robó las urnas. José Espina informó que los hechos obligaron a cerrar el centro de votación.

Despensas y acarreo

En Hidalgo y Manzanillo un grupo de panistas dijo que les entregaron despensas si votaban en favor de Cordero. Incluso afirmaba que pedían foto de la boleta cruzada.

El acarreo de militantes se observó en la ciudad de México. Camionetas con panistas llegaron al Parque Uruguay; presuntamente, inducían el voto en favor de Josefina Vázquez Mota.

Pero no pasa nada

Las denuncias por estos actos comenzaron a fluir desde temprano y señalaban a Ernesto Cordero y Josefina Vázquez Mota.

Gustavo Madero, dirigente nacional del PAN, descartó la realización de estas prácticas en el instituto político; mientras que Cordero Arroyo calificó los incidentes como normales . No es vergonzoso, porque en estas contiendas sucede esto .

Por su parte, Santiago Creel rechazó todas las prácticas que no son propias de la democracia .

Pese a todo, Espina dijo que los incidentes ocurrieron en menos de 5% de los centros de votación en todo el país.

[email protected].com.mx