Con al menos 14,828 menores desaparecidos en México, la Secretaría de Gobernación (Segob) publicó ayer en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el Protocolo Adicional para la Búsqueda de Niños, Niñas y Adolescentes con el que se pretende contar con herramientas más eficaces, para investigar, implementar acciones y hallar a los menores que cuenten con reporte de desaparición.

De acuerdo con cifras del Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas, hasta la fecha, 76,313 niñas, niños y adolescentes habían sido reportados como desaparecidos en nuestro país, de ellos, 14,829 (19%) siguen en condición de desaparecidos, mientras que 664, han sido hallados sin vida.

Del total de los menores de entre 0 y 17 años que se mantienen en calidad de desaparecidos y no localizados, 8,184 (55%) son mujeres, mientras que, del total, el 72% son menores de entre 13 y 17 años.

Las entidades con mayores registros de menores desaparecidos y no localizados son, en primer lugar, el Estado de México con 2,197 niñas y adolescentes reportadas y 1,132 niños y jóvenes.

Le sigue Tamaulipas con 957 niños y 715 niñas; mientras que en tercer lugar está Nuevo León, con 427 niños y 548 niñas.

Formas de buscar

A través de 174 puntos, el Protocolo Adicional para la Búsqueda de Niñas, Niños y Adolescentes, plantea las directrices para que las autoridades de todos los niveles apliquen de manera más oportuna la búsqueda de los menores, entre ellas diferentes tipos de búsqueda como la búsqueda inmediata; rastreo remoto; búsqueda individualizada; búsqueda individualizada de menores en situación de trata, entre otras.

El documento de la Segob indicó que este protocolo pretenden ser una herramienta que las autoridades deben aplicar conjuntamente para hacer más eficiente y eficaz la búsqueda de las niñas, niños y adolescentes ya que, a pesar de contar con otros protocolos de búsqueda como la Alerta AMBER y el Protocolo Alba, emergen grandes retos relacionados a su aplicación, desde la capacidad real de búsqueda, hasta la falta de homologación del Protocolo Alba en todos los estados.

Entre lo más destacado de este nuevo marco normativo se encuentra que no se deberá estigmatizar a las niñas, niños y adolescentes por ninguna condición como por su apariencia física, sus relaciones sentimentales, las condiciones o circunstancias de su desaparición, su situación jurídica, entre otros.

También se precisó que se debe respetar los factores de género, ya que se llamó a siempre tomar en cuenta las afectaciones y violencias diferenciadas que una niña, mujer adolescente o persona perteneciente a la población de la diversidad sexual desaparecida o no localizada puede padecer, por su condición de género; es decir, que la desaparición puede agravarse debido a diferentes tipos de violencia de género.

Sobre ello se refirió que debe existir una búsqueda individualizada de menores en situación de trata, es decir, se realizarán entrevistas para obtener pistas de las posibles formas y lugares de enganchamiento (redes sociales, plazas públicas, parques o vía pública, entre otros).

maritza.perez@eleconomista.mx