Aunque en los últimos años la participación política de las mujeres ha ido en aumento, la desigualdad de género en la Administración Pública Federal (APF) persiste, sin importar que estén mejor preparadas, su presencia al interior de las secretarías de Estado disminuye conforme se eleva el puesto y el nivel de ingresos, además de que éstas ganan 10% menos que los hombres en los puestos de mando medio y superior, documentó el IMCO.

A través del informe “Mujeres en la Administración Pública Federal: más allá de la foto”, y luego de analizar a cerca de 290 instituciones del Gobierno federal, con énfasis en el puesto y nivel de ingresos de más de 168,000 personas que trabajan en las secretarías de Estado, el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) evidenció que las mujeres se encuentran subrepresentadas en los puestos clave dentro de las instituciones del Gobierno federal, “lo que refleja una falta de paridad en los hechos dentro de la estructura gubernamental”.

El documento destaca que de las más de 1.5 millones de personas que integran la APF, 49.6% son mujeres y 50.3% son hombres, datos que representa un aumento de 11 puntos porcentuales en el caso de las mujeres con respecto a las cifras del 2004 (39 por ciento).

Aunado a que 43% de las servidoras públicas cuenta con una licenciatura, en contraste con 35% de los servidores públicos. Sin embargo, hay 33% menos mujeres en los puestos de mando, lo que se traduce en que la presencia de mujeres al interior de las secretarías de Estado disminuye conforme se eleva el puesto y el nivel de ingresos. 

A ello se suma que la brecha salarial promedio dentro de la APF es de 26%, es decir, por cada 100 pesos que gana un hombre, una mujer percibe, en promedio, 74 pesos, además de que en las secretarías de Estado, la diferencia de ingresos promedio entre hombres y mujeres es del 10% en los puestos de mando medio y superior y sólo 6% de los puestos de jefatura de unidad en el mayor nivel de ingreso (154,472 pesos) es encabezado por una mujer, demostrando que aunque existe paridad en las secretarías de Estado, esto no se traduce en todos los niveles.

Asimismo, se indicó que la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, y en la Secretaría de Educación Pública no hay mujeres al frente de las jefaturas de unidad, existen tres puestos y ninguno lo ocupa una mujer.

maritza.perez@eleconomista.mx