Casos resueltos por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) como el de Acteal y el de las indígenas Alberta y Teresa, dejan un mensaje a la autoridad para que no se repitan ese tipo de injusticias, y de que se pueden reparar las fallas del sistema penal, opinaron expertos en materia judicial.

El constitucionalista Raúl Carrancá y Rivas consideró que el fallo de la SCJN beneficia a la sociedad, porque da a conocer que hay un cuerpo colegiado que detecta las fallas serias en las resoluciones de los jueces y puede determinar, con su facultad de atracción, hacer justicia.

El doctor en Derecho explicó que en el caso de las indígenas otomíes pueden pedir una reparación del daño por la vía civil y la penal.

Entonces, al margen de lo que el Consejo de la Judicatura determine con el juez y al margen de la responsabilidad del Ministerio Público, sí se podría iniciar ante la autoridad civil una reparación moral del daño, no sólo moral, sino material. La material que implicaría dinero, la moral o subjetiva, tal vez una disculpa pública .

En tanto, el propio ministro Arturo Zaldivar afirmó que con esta sentencia de la Corte se sienta un precedente y el mensaje que esta Primera Sala envía a las autoridades de nuestro país de manera muy clara a decir: queremos que este tipo de prácticas no sigan ocurriendo .

Exigen una disculpa pública

A un día de haber sido liberadas, las indígenas otomíes Alberta y Teresa exigieron una disculpa pública por parte de las autoridades por los tres años y ocho meses que injustamente se les mantuvo detenidas. En rueda de prensa, que ofrecieron en compañía del director del Centro de Derechos Humanos, Miguel Agustín Pro, Luis Arriaga y del titular de Amnistía Internacional en México, Alberto Herrera, manifestaron su miedo a represalias de los agentes que las acusaron.

[email protected]