Con saldo blanco finalizó el Mega Desfile de Día de Muertos 2019, al que acudieron miles de familias, las que pese a la lluvia estuvieron atentos por casi cuatro horas de los 12 carros alegóricos, cerca de 50 comparsas y más de 3,000 artistas de varias disciplinas.

Entre gritos y aplausos, la muestra de las fiestas mexicanas para celebrar a los muertos en todo el país, se presentó con bailables, música, disfraces, catrinas gigantes y el aroma del copal, desde la Estela de Luz hasta el Zócalo de la Ciudad de México.

La Secretaría de Cultura capitalina fue la encargada en esta ocasión de la fiesta multicolor que presentó los rituales fúnebres y las tradiciones que caracterizaron este cortejo, en comparación con el Desfile Internacional del Día de Muertos del domingo pasado.

Maquillaje, antojitos, frituras, bebidas y globos hicieron las delicias de los asistentes, pero los comerciantes más asediados fueron los de las capas de plástico de a 10 pesos, para protegerse de la lluvia.

Los paraguas dominaron la vista a momentos, tras la lluvia fuerte que obligó a muchos a guarecerse bajo los techos de negocios aledaños, en lo que dejaba de caer el agua, lo que ocurrió en breve, para fortuna de los que llegaron temprano para apartar su lugar.

Para resguardar a los asistentes y vigilar el evento, la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SCC), desplegó a 1,890 policías, tanto en los principales accesos al desfile, así como en varios puntos y calles aledañas a Paseo de la Reforma, Avenida Juárez, 5 de mayo y el Zócalo.