Las transferencias de dinero que obtienen los hogares en México por diferentes programas sociales, como las Becas Benito Juárez, Pensión para el Bienestar y similares, fueron menos redistributivas el año pasado en comparación con el 2018, reveló el Instituto de Estudios sobre Desigualdad (Indesig).

Máximo Jaramillo, investigador del instituto, señaló que si bien los hogares que reciben estas transferencias pasaron de 28 a 30% el año pasado, la redistribución de los recursos de estos programas fue como redistributivo, de acuerdo con los datos de la ENIGH 2020.

Por ejemplo, en el 2018 los hogares del primer Decil, es decir, los de menores recursos, recibieron 23% de los recursos de estas transferencias, porcentaje que disminuyó a 10% el año pasado, mientras que en los hogares más ricos, del Decil X, pasaron de 2 a 7% en el mismo periodo.

“En el 2018, la política social era poco progresiva y, para el 2020, ya casi no tiene efectos progresivos”, declaró durante su participación en la Mesa de Análisis de la ENIGH 2020 en la Cámara de Diputados.