Normalmente, al final de sesión de ambas salas de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), sendos presidentes convocan a la siguiente que tiene lugar cada miércoles; sin embargo, tanto la ministra Olga Sánchez Cordero como el ministro Juan Silva Meza terminan mandato constitucional el 30 de noviembre, por lo que no resolverán el caso de la Línea 12 que fue atraído por la primera, ni ninguno de los otros que a mitad de semana es por norma que revisen y solucionen.

Entre aplausos y reconocimientos, cada uno de los ministros fue despedido por separado por sus compañeros de sala. En la primera, donde laboraba la ministra Sánchez Cordero, el ministro presidente de este espacio, Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, muy a su pesar , convocó sólo a los otros cuatro ministros, José Ramón Cossío, Arturo Zaldívar Lelo de Larrea y Jorge Mario Pardo Rebolledo, a la próxima sesión que tendrá de verificativo el miércoles 2 de diciembre del año en curso.

La ministra Sánchez Cordero ha sido una voz a favor de las mujeres en esta Corte por casi 21 años, ha sido una gran defensora de los derechos humanos y, hablo por esta sala, que se le va a extrañar mucho, señora ministra , expresó Ortiz Mena.

Luego de servir como presidente del tribunal constitucional y del Consejo de la Judicatura Federal (CJF), cargo que concluyó el año pasado, el ministro Juan Silva Meza se incorporó a la Segunda Sala, de donde fue despedido por sus compañeros.

El ministro José Fernando Franco, presidente de la Segunda Sala, expresó: Te vamos a extrañar, querido Juan, quedamos siempre atentos de seguir esta amistad. Muchas gracias por estar con nosotros . En este último tramo el agradecido soy yo , respondió Silva Meza.

Es así que la ministra Olga Sánchez Cordero no será parte del equipo encargado de revisar si corresponde al ámbito federal o local resolver el juicio civil que inició el Gobierno del Distrito Federal contra las empresas encargadas de la construcción de la Línea 12 del Metro, caso atraído precisamente en sesión de la Primera Sala.

ana.langner@eleconomista.mx