A partir del próximo ciclo escolar, los libros de matemáticas para primer y segundo grado de primaria del Nuevo Modelo Educativo retomarán el uso de ficheros didácticos como herramientas de apoyo  para realizar actividades pedagógicas que promuevan la interacción entre los docentes y alumnos.

Los ficheros didácticos fueron empleados a partir de la reforma educativa de 1993, como material de apoyo con el propósito de experimentar, explorar e investigar las lecciones de los libros de texto y mantener una interacción con el maestro para reflexionar el aprendizaje adquirido.

Entrevistada por El Economista, Ivonne Twiggy Sandoval, coordinadora y colaboradora de los libros de texto de la Secretaría de Educación Pública (SEP) para el ciclo 2018-2019, aseguró que a partir de un análisis realizado en el 2014 con el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, se compararon modelos educativos internacionales para retomar las mejores estrategias de aprendizaje.

“Si bien a partir de los resultados de investigación, se recuperaron actividades como los ficheros didácticos y el rincón de las matemáticas, por los resultados positivos en el aprendizaje de la materia, tenemos como base que para aprender matemáticas es necesario hacer matemáticas”, aseguró.

Cabe mencionar que tras la primera aplicación del Plan Nacional para la Evaluación de los Aprendizajes en el 2015 para los alumnos de educación básica, se informó que 60.5% de los alumnos de sexto grado de primaria no fue capaz de resolver operaciones matemáticas básicas, mientras que 65.4 % de los estudiantes de tercero de secundaria no obtuvo el aprendizaje que corresponde a su grado.

Mientras que la evaluación de cada tres años del Programa para la Evaluación Internacional de los Alumnos de la OCDE realizada a alumnos de tercero de secundaria y primero de preparatoria, reflejó en el 2015, que los estudiantes de México obtuvieron un promedio en matemáticas de 408 puntos, situándose entre los promedios más bajos de los países pertenecientes a la organización.

Otra herramienta de apoyo para el aprendizaje de los alumnos es el libro para el maestro, que pretende instruirlos sobre la asignatura, aconsejar sobre el proceso de evaluación y señalar la complejidad matemática en relación al año anterior.

Finalmente, Twiggy Sandoval enfatizó que este nuevo material está diseñado para apoyar a los maestros en el cumplimiento de su labor y mejorar la calidad educativa. “Nosotros sabemos que hay una gran riqueza en la experiencia de los maestros y son ellos los que conocen los conceptos y a sus alumnos, por ello se les hace una invitación a formadores de maestros y docentes a retroalimentar estos materiales, en beneficio de los niños”.