El Instituto Federal Electoral (IFE) informó que el primer debate entre los candidatos presidenciales tuvo un costo de 4.1 millones de pesos. La producción para el segundo debate la asumirá el Canal 11 de televisión pública.

Aunque la mayoría de los consejeros defendió su permanencia, el productor Jesús Tapia envió ayer una carta al IFE para renunciar a la producción del segundo debate, a realizarse el 10 de junio en Guadalajara, pues argumentó una presión sobre su trabajo después del affaire que causó el provocativo vestuario de la edecán Julia Orayen. En ese marco, todo indica que la Coordinación de Comunicación Social del IFE optará por el Canal 11 para la producción.

Ayer por la tarde, el órgano electoral hizo pública la relación del costo de la organización del primer debate que se celebró el domingo 6 de mayo en el World Trade Center: 4 millones 092,144 pesos.

El productor Jesús Tapia recibió 80,000 pesos por su trabajo, dos edecanes -incluida Orayen- cobraron en conjunto 14,000 pesos (7,500 cada una) por dos días de llamado.

La producción del evento tuvo un costo general de 309,024 pesos, que fue asignado a la empresa El mundo es tuyo, de Jesús Tapia. La moderadora del debate recibió un pago neto de 73,001 pesos. La contratación de una unidad móvil de transmisión al Canal 22 tuvo un costo de 554,480 pesos. La escenografía del set de televisión que se montó costó 564,384 pesos.

Por la renta de siete salones del WTC, asignado para el foro de televisión, invitados y prensa, el IFE erogó 769,005 pesos. El maquillista Juan José Mendoza cobró por sus servicios 51,504 pesos.

El órgano electoral también contrató a la agencia Adesso para la presencia del hombre y la mujeres que recibieron el domingo a los invitados y los condujeron a los salones.

jmonroy@eleconomista.com.mx