En Guerrero, el gobierno federal reforzará la estrategia de seguridad pública para reducir la incidencia delictiva y respaldar a Evelyn Salgado, gobernadora del estado.

El Plan de Apoyo para Guerrero, anunciado ayer 24 de octubre, en Chilpancingo durante un evento público con la asistencia de todo el gabinete legal y ampliado, que encabezó el presidente Andrés Manuel López Obrador, incluye, informó Cresencio Sandoval, el fortalecimiento de la colaboración con el gobierno del estado en materia de seguridad.

El secretario de la Defensa Nacional detalló las acciones a desarrollar, entre las que destacan priorizar el uso de información e inteligencia, la judicialización para la detención y proceso de los principales líderes generadores de violencia y el reforzamiento de la presencia militar y de la Guardia Nacional (GN) en los puntos de inspección ubicados en los límites de Guerrero con Michoacán y el Estado de México.

A decir del militar, los homicidios vinculados a la delincuencia organizada van a la baja en Guerrero ya que en el 2019 se registraron 1,462; 1,122 en el 2020, y hasta el pasado 17 de octubre se contabilizaron 851.

Respecto del despliegue de las fuerzas de seguridad, informó que hay 7,236 elementos de la Sedena en 12 unidades en todo el territorio estatal, además de 3,030 de GN; del total, 8,930 son elementos operativos que están permanentemente trabajando con los 5,981 efectivos de las policías estatal y municipales. En total, suman 16,247 efectivos, de los cuales 14,418 son miembros operativos en las ocho coordinaciones regionales de la GN.

La Operación Guerrero, que implica el refuerzo de operaciones de personal militar y de la GN a partir del pasado 13 de agosto, incluye Iguala, Chilpancingo y Acapulco donde se registra el mayor número de homicidios vinculados a delincuencia organizada en el estado.

En Iguala, antes de dicha fecha había 120 militares y después de la misma 210, mientras que los de la GN crecieron de 444 a 505; el resultado fue que los homicidios disminuyeron de 57 a 31 (46% menos); en Chilpancingo, los militares pasaron de 90 a 190 y los de la GN de 480 a 540 por lo que los homicidios se redujeron en 33% (de 12 bajaron a 8), mientras que en Acapulco la presencia militar aumentó de 120 a 480 y de la GN creció de 590 a 690 aunque la reducción en homicidios fue de apenas 6% (de 69 a 65) por lo que se determinó reforzar aún más la estrategia de seguridad pública en el puerto.

rolando.ramos@eleconomista.mx