El acuerdo de la reforma constitucional en materia de seguridad pública que se procesa en el Senado plantea que el Mando Único policial mixto no se determine de manera unilateral. Los legisladores quieren evitar confrontaciones entre gobernadores y alcaldes, como las de el gobierno de Morelos, que encabeza Graco Ramírez, y el de Cuernavaca, con Cuauhtémoc Blanco al frente.

Legisladores involucrados en el acuerdo afirmaron que esta semana podría procesarse el tema de Mando Único policial mixto, aunque es posible que se atore por la condición del PAN y del PRD de aprobar al mismo tiempo las leyes secundarias anticorrupción.

Lo acordado hasta el momento por senadores y el gobierno federal sobre seguridad pública es que las corporaciones policiacas estatales y municipales tengan cuatro obligaciones: buen gobierno, reacción, prevención e investigación; en caso de que no tengan un elemento, solicitarán apoyo de otro nivel de gobierno para que se cubra el pendiente.

Se creará la carrera nacional policial para capacitar por igual a los policías. Por temas de seguridad, como la amenaza de los grupos criminales, los policías certificados municipales o estatales podrán solicitar que los cambien a otras localidades o estados, siempre y cuando correspondan a su rango. A este proceso se le llamará portabilidad y es un tema que no sólo funcionarios sino también organizaciones civiles han solicitado.