El ambiente de la Asamblea Nacional panista se vio empañado por la incertidumbre en torno a la desaparición de Diego Fernández de Cevallos.

El presidente Felipe Calderón comentó que ha estado en varios sucesos de la vida política del excandidato presidencial de 1994, al que conoció, dijo, fumando su puro, leyendo el periódico y manejando su camioneta, todo al mismo tiempo.

En el 94 lo acompañé por todo el país en su campaña electoral, estuve con él cuando se enfrentó con gallardía a quienes cobardemente le arrojaban cualquier tipo de objetos en Ciudad Universitaria, estuve con él en sus mítines del Zócalo, estuve con él en ese debate arrollador que mostró de qué estaba hecho Diego y de que estaba hecho el PAN , explicó durante su discurso en la Asamblea.

Dijo que ha estado con Fernández de Cevallos en la buenas y en las malas, pues ha tenido profundas y amplísimas coincidencias y también diferencias , pero, prosiguió, ninguno de los dos se hubieran perdonado no actuar como piensan.

Por su parte, el presidente nacional del PAN, César Nava, lamentó que aparte de la desaparición de ex senador panista, el partido se enfrente a dos sucesos dolorosos: la muerte del aspirante a alcalde de Ciudad Valle Hermoso, Tamaulipas, Mario Guajardo y el secuestro desde hace casi dos años de Maribel Martínez, secretaria del Ayuntamiento de Uruapan, Michoacán.

Panistas como los gobernadores de Morelos, Marco Adame, y Sonora, Guillermo Padrés; así como los legisladores Josefina Vázquez Mota y Santiago Creel, además del subsecretario de la Función Pública, Rogelio Carbajal, manifestaron su apoyo a la familia de Diego Fernández.

trosas@eleconomista.com.mx

APR