Las próximas elecciones a realizarse el 2018 serán inéditas por la participación en la contienda por la Presidencia de la República de candidatos independientes. Como pastorcillos a Belén, los aspirantes a candidatos independientes corren presurosos al INE, pues el plazo para el registro de su intención de participar en el proceso electoral del 2018 por la primera magistratura del país vence el 14 de octubre.

Hasta el momento, son 40 los ciudadanos que han iniciado el proceso frente al Instituto Nacional Electoral (INE) que esperan les lleve a mudar su domicilio a Los Pinos vía una candidatura independiente. El INE también abrió la convocatoria a quienes aspiren a una curul en las cámaras de Senadores o de Diputados, y que decidieron presentarse a las elecciones sin una afiliación política.

El INE registró la primera intención de 241 personas para participar en el proceso que esperan les lleve a la Cámara Baja. El plazo cerró el pasado 10 de octubre. Para la Cámara Alta, cuyo periodo de registro expira el próximo 16 de octubre, el INE ha recibido hasta hoy 21 solicitudes.

Con la promulgación de la reforma político electoral del 2014, las candidaturas independientes fueron reconocidas y fortalecidas, garantizándoles participación de los recursos públicos para sus campañas y tiempo en radio y televisión. El proceso que desembocó en el reconocimiento de las candidaturas independientes inició con la reforma política presentada por la administración de Felipe Calderón al Congreso. Sería hasta el 2012 que la Comisión Permanente del Congreso de la Unión formuló la declaratoria de aprobación para hacer los cambios a la Constitución.

Para participar en el proceso electoral vía una candidatura independiente, el INE exige a los ciudadanos presentar una manifestación de intención, en la que se le solicitan sus datos personales. El aspirante también debe comprobar que tiene una asociación civil y una cuenta bancaria en la que, de cumplir con todos los requisitos solicitados, el INE depositará los fondos para la campaña.

Toda vez que se presente la documentación requerida, los aspirantes deben iniciar el periplo a la obtención de la candidatura, que comprende los siguientes pasos:

Reunir número de firmas proporcional al 1% del padrón 

Para la Presidencia de la República, el periodo para recabar las firmas inicia el 16 de octubre y termina el 12 de febrero del 2018. Deben reunir la cantidad de firmas que equivalgan a 1% del total en la lista nominal de electores, es decir, 866,593 firmas, que deben ser levantadas en al menos 17 estados del país.

Los que van por una senaduría, deben reunir el 2% de la lista nominal del estado que buscan representar, y deben recabarse en al menos la mitad de los distritos de la entidad. El periodo de otorgado para cumplir este requerimiento es de 90 días, que arranca el 17 de octubre y culmina el 14 de enero del 2018.

En las diputaciones federales, las autoridades electorales exigen las firmas equivalentes al 2% del listado nominal del distrito por el que esperan contender, además de que las mismas deben recabarse en cuando menos la mitad de las secciones electorales. El proceso de allegarse firmas inició este 12 de octubre, para terminar el próximo 10 de diciembre.

Recabar las firmas a través de una app

El INE dispuso que el procedimiento para recabar las firmas de los simpatizantes de las candidaturas deberá hacerse por medio de una app disponible para sistemas Android e IOS. El simpatizante debe mostrar sus credencial de elector al auxiliar de quien aspira a la candidatura para que con su smartphone o tableta le tome fotografías por ambos lados mediante las cuales, la app capturará los datos de la misma. De forma opcional, se toma fotografía al ciudadano como medida extra de validación; lo siguiente es plasmar la firma sobre la pantalla del dispositivo. Los datos se envían encriptados a los servidores del INE.

El 7 de julio pasado, el INE realizó pruebas con la app. Según los resultados obtenidos, calcula que un aspirante por una candidatura independiente a la Presidencia, necesitará un equipo de 60 personas que le ayuden a recabar las firmas necesarias en el plazo fijado en 120 días. Con este procedimiento, una persona puede recabar en promedio 120 apoyos en un día.

El INE examina desde el 4 de octubre el proyecto de un régimen de excepción para que los interesados en acceder a una candidatura independiente puedan recabar firmas mediante cédula física en zonas donde exista una situación crítica o en las de alta marginación que carezcan de la infraestructura necesaria para el procedimiento con el software. Según el proyecto, los aspirantes deben solicitar por escrito al INE el recabar las firmas de apoyo en papel, y en un periodo no mayor a cinco días, la institución deberá devolver una respuesta.

Los simpatizantes sólo pueden apoyar con su firma a un candidato a la Presidencia, uno al Senado y uno a para una diputación. En caso de duplicidad, es decir, que se vote por dos aspirantes al mismo cargo, el INE sólo tomará en cuenta el primer apoyo registrado, anulando el o los subsecuentes.

Solicitud de registro

Si el aspirante a logra reunir las firmas necesarias para presentar su candidatura, deberá entregar su solicitud de registro ante los Consejos electorales que correspondan al cargo para el que se postularán. Para el de presidente, tendrán que hacerlo ante el Consejo General del INE; para el Senado, ante el Consejo local del estado por el que buscan la representación; y para las diputaciones federales, ante el Consejo Distrital que corresponda. La entrega de solicitudes arranca el 11 de marzo del 2018 y termina el 18 de marzo.

El 29 de marzo, el INE hará público el listado de quienes obtuvieron una candidatura independiente.

Financiamiento de la candidatura

Para los gastos de campaña de los candidatos independientes, el INE destinó una partida de casi 43 millones de pesos. De este total, 33.3% será repartido a partes iguales entre los candidatos a la presidencia; otro 33.3% se dividirá igualitariamente entre los que contienden por el Senado; y para los que buscan una diputación federal, recibirán el 33.3% del presupuesto para ser distribuido de manera igualitaria entre todos los candidatos.

Todo gasto hecho en la campaña de estos recursos deberán ser informados al INE. De esta forma, los gastos de propaganda, los gastos operativos y gastos de producción, entre otros, tendrán que ser transparentados y reportados al árbitro electoral en las próximas elecciones del 2018.

luis.martinez@eleconomista.mx